Home » Competitividad » Tu empresa en forma.

Tu empresa en forma.

Estás pensando en poner un gimnasio o un centro fitness, así que lo primero que tienes que saber es que vas por buen camino pues estás dentro de la tendencia global. Este mercado está y seguirá en constante crecimiento en los próximos años. Un estudio realizado por WTS International, una empresa de consultoría dedicada a dar asesoría a gimnasios y spas, -entre otros estudios que lo confirman- señala a México como el tercer lugar de los siete países a nivel global que se consideran top para este tipo de establecimientos después de Estados Unidos y Brasil.

Asimismo, en este rubro, el país muestra un futuro prometedor, debido, desgraciadamente, a que se encuentra en el primer lugar en obesidad sobrepasando en 2010 a Estados Unidos en términos de ciudadanos obesos con 69.5% de mexicanos mayores de 15 años en esta categoría. “Esto representa una oportunidad clave a lo largo de toda esa nación para el crecimiento de la industria fitness”, señala.

Ahora, estás dentro de la tendencia global pero, ¿hay lugar para ti? En México existen 7 mil 826 gimnasios a lo largo de todo el territorio nacional y el número lo coloca sólo detrás de Brasil, de acuerdo con un estudio de la International Health, Racquet and Sportsclub Association. Esto representó que estos establecimientos se triplicaran en dos años. El crecimiento ha sido gigantesco pero eso no quiere decir que no haya lugar para tu emprendimiento. David Lezama, presidente de la Asociación Mexicana de Educación Deportiva, asegura que es fácil pensar que este rubro está saturado pero existe la ventaja de que la densidad poblacional es muy alta y que la gente busca un lugar para ejercitarse que esté cerca de su lugar de trabajo y de su casa, así que las posibilidades de establecer un gimnasio son muchas a pesar de que ya existen muchos establecimientos.

Planeación

Un gimnasio es como cualquier otro negocio, necesitarás habilidades empresariales y sobre todo, un modelo de negocio que te asegure que la inversión que hagas va a retornar y que además sacarás ganancias.

“Lo primero es hacer un plan de negocios, en donde plantees visión, misión, público objetivo, servicios, y cuánto va a costar esa inversión y cómo vas a recuperarla”, explica. El mayor riesgo que corren quienes se deciden por una empresa de este tipo, es no hacer este análisis, asegura Lezama.

Uno de los puntos que deberás tomar en cuenta es que es importante poner énfasis en la población a la que se va atender, porque las actividades y los aparatos con los que deberás acondicionar el lugar dependerán de a quién va dirigido. Si es un público que está pendiente a lo que está de moda, por ejemplo, si no pones entrenamiento funcional tal vez sienta que está atrasado, mientras que si es una población arriba de los 35 años tal vez no sea tan adecuado este tipo de entrenamiento debido a la facilidad de lesionarse, explica el especialista.

Para armar los servicios que vas a ofrecer contempla que el entrenamiento debe ser integral, es decir, que incluya tanto fuerza como ejercicio aeróbico y flexibilidad.

Cuando el lugar ya está en marcha, hay una clave que mantendrá a tu gimnasio y es el servicio al cliente, en esto coinciden varios especialistas.

Manuel Castillo, director de las franquicias Anytime Fitness en México, asegura que una gran parte del éxito de su modelo de negocio es la cultura de club que se genera en esos establecimientos, ya que permite una sinergia entre dueños, empleados y clientes, lo que permite el crecimiento de todos.

“Es una experiencia personal la que se vive en nuestros clubes, no eres un número de socio, tú pasas la llave, sale tu foto, el gerente te saluda, te damos seguimiento a tus entrenamientos. Muchos clubes dicen que el mejor socio es el que paga y no va pero no es así, a nosotros nos gusta que vayan y aprovechen el tiempo”, afirma Castillo.

Antes de abrir las puertas debes pensar en la manera en la que atenderás a tus clientes y en lo que necesitarás para hacerlo bien.

Seguramente necesitarás capacitarte a ti y a todos tus empleados para ofrecer el mejor servicio ya que éste en muchas ocasiones será tu diferenciador.

“El gimnasio se vuelve una segunda casa, una familia, yo quiero que me saluden por mi nombre, que me traten bien”, explica el especialista.

Pero tus clientes no sólo querrán que los trates bien, sino que en el establecimiento obtengan los resultados deseados, por lo que además de la capacitación en servicio al cliente deberás de tomar en cuenta los conocimientos de tus entrenadores y estar en constante formación. Para ello existen instituciones como la Asociación Mexicana de Educación Deportiva o la Federación Mexicana de Fisicoconstructivismo y Fitness, por ejemplo.

“Es cara la capacitación pero te reditúa mucho más, porque, ¿quién se va a quedar? Quien obtiene los resultados que desea”, explica Lezama.

Recuerda: la mejor publicidad de tu gimnasio está en el boca a boca, así que más vale que los usuarios estén obteniendo los resultados que desean.

“La operación y el servicio se convierten en el punto fundamental para que tenga éxito, porque puedo tener las instalaciones más bonitas y ningún problema financiero pero si no lo respaldo con el servicio y atención al usuario, se va a caer”, explica.

Fuente: www.eluniversal.com.mx/

Comments

comments