Home » Economía » Tres pasos para hacer tu presupuesto

Tres pasos para hacer tu presupuesto

(CNNExpansión) — ¿Llegas al final del mes apenas con lo necesario y no sabes exactamente en qué gastaste? Evita que el dinero se te esfume, contrólalo y dale una dirección a través de la elaboración de un presupuesto.

Pero no te asustes, no se trata de una dieta financiera, elaborar un presupuesto no implica que eliminarás de tu vida todas las cosas que te gustan, por el contrario, se trata de descartar de tu gasto aquello que no te agrega valor para destinar más dinero a lo que verdaderamente quieres.

“Un presupuesto es un registro de tus gastos mensuales que te permitirá visualizar cómo distribuyes tus ingresos hoy y con eso hacer ajustes en el monto de los recursos que destinas a cada cosa mañana”, explicó  la investigadora de Contenidos del Museo Interactivo de Economía (MIDE), Sandra León.

Un presupuesto te ayuda a mantener un orden y ajustarte a tus circunstancias, es decir a tus ingresos. “La gente tiende a sobreestimar sus ingresos y a subestimar sus deudas, lo que hace que la mayoría de las veces haya desequilibrios entre lo que gasta y lo que gana”, dijo el vicepresidente técnico de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), Luis Fabre.

Idealmente tener un presupuesto puede ayudarte a prevenir gastos futuros, adelantarte y planear,  apuntó.

En México, aproximadamente 70% de las personas planifica cómo gastar el ingreso, pero sólo 41% lo hace en forma habitual y apenas un 20% se ajusta siempre al presupuesto, según los resultados de la encuesta sobre Capacidades Financieras en México, realizada por el Banco Mundial en 2013.

La intención es que el presupuesto te ayude a que una mayor cantidad de recursos se vaya hacia aquellos rubros que son más importantes para ti, en lugar de que se vaya al agujero de los gastos irrelevantes.

La importancia de tener objetivo

¿Qué quieres en la vida? ¿Irte de viaje? ¿Comprarte una casa? Para eso sirve el presupuesto para alcanzar lo que quieres, expuso el codirector general de la reparadora de crédito Resuelve tu Deuda, Javier Velázquez.Tener un objetivo claro disminuirá la probabilidad de que abandones el presupuesto porque sabrás que el esfuerzo de hoy tendrá una recompensa en el futuro.

“Cuando el dinero no tiene un objetivo es como un trabajador que no sabe qué debe hacer”, ejemplificó Sonia Sánchez-Escuer, especialista en finanzas personales y autora de los libros Diario de una Oveja Financiera y Apuntes de una Oveja Freelancera. “Cuando tienes un propósito en mente la pensarás dos veces antes de gastarte el dinero en otra cosa”

Pero si en este momento no tienes en mente un objetivo particular, tal vez puedes plantearte simplemente no gastar más de lo que ganas para no acumular deudas o conformar un fondo de ahorro para emergencias.

Sigue esta guía básica parra elaborar tu presupuesto mensual, antes de intentar hacer uno anual:

1.       Elabora una bitácora

Se trata de un registro de todos los gastos que realizas al día. Tal vez convenga que lleves contigo una libreta o una aplicación en tu dispositivo móvil donde registres en qué y cuánto estás gastando cada vez que abres el monedero o la cartera. Mientras más detallado sea, mejor, recomendó la especialista en finanzas personales, Sonia Sánchez. Es decir desde el café matutina, las propinas de todo el día.

Por sí mismo el registro diario de los gastos te ayudará a ser más consciente de cómo usas el dinero y te llevará a cambiar tu conducta, señaló Luis Fabre.

2.       Divídelos por categorías

Una vez que tengas la bitácora de un mes, vacía esa lista en un cuadro con tres columnas.  En la primera enlista los gastos fijos, en la otra los gastos variables y en la última los gastos hormiga.

Los gastos fijos son aquellos que tienes que hacer de manera obligada cada mes y a los que no puedes recortar o no en gran medida.  Pueden separarars en cuatro grandes grupos, según Velázquez de Resuelve Tu Deuda: comida, transporte, educación y vivienda (renta, hipoteca, y servicios),

Los pagos de luz, teléfono o agua, aunque son un gasto fijo su monto puede variar de un mes a otro. La compra de comida y artículos para el hogar son consumos que sí puedes disminuir cambiando hábitos de compra y comparando precios, advirtiió Luis Fabre, de Condusef.

A decir del funcionario el ahorro debe considerarse un gasto fijo. Para contabilizar el  pago de seguros, inscripciones, tenencias, que se realizan en periodos específicos (anual, semestral, bimestral)calcula el monto total que se paga al año y dividelo entre los 12 meses del año para obtener la cantidad mensual que deberías ahorrar para pagarlos..

Los gastos variables son aquellos que realizas con frecuencia porque son importantes pero cuyo monto no es fijo, como entretenimiento, vestimenta, comidas fuera de casa, regalos. En su herramienta de presupuesto Resuelve tu Deuda, considera el pago de deudas un gasto variable.

Mientras los gastos hormiga son aquellos totalmente prescindibles, cuyo monto es variable y que fácilmente pueden ser eliminados o sustituidos, como taxis, cigarros, cafés, propinas.

De la misma forma debes registrar tus ingresos y también dividirlos en fijos y variables. Este incluye tu salario o bien un promedio mensual de honorarios. En el caso de dedicarte al cuidado de tu hogar, el dinero que recibes de tu pareja o bien la pensión alimenticia de tu ex esposo representan tus ingresos.

3.       Recorta gastos

 

Una vez que has detallado cada partida saca el gran total de ingresos y gastos, obtén tu saldo, el monto que resulte de restar los segundos de los primeros.  Si es  negativo, es decir si lo que gastas supera lo que ganas, o bien si no te quedas con un remanente para generar un ahorro, revisa si puedes disminuir o eliminar gastos, obusca la forma de aumentar tus ingresos.

Es más sencillo recortar en gastos variables y hormiga para generar excedentes e incrementar tu capacidad de ahorro. ¿Cuánto dinero gastas en taxis al mes? Tal vez si te levantas un poco más temprano todos los días podrías tomar otro transporte más barato y destinar ese dinero a otro rubro más importante. O bien puedes prepar tu propia comida para evitar comer fuera.

No olvides complementar tu presupuesto con un calendario de gastos donde identifiques las fechas en las que tradicionalmente se eleva el gasto familiar para que puedas planear con anticipación fechas como regreso a clases, inscripciones o vacaciones de verano, por ejemplo. También identifica meses en los que se tienes mayores ingresos (entrega de fondo de ahorro, reparto de utilidades, aguinaldo, vacaciones), los cuales finalmente te ayudarán a solventar los meses de mayores gastos.

 

Comments

comments