Home » Competitividad » Siete formas de arruinar tu reputación profesional

Siete formas de arruinar tu reputación profesional

Cuando Emily Bennington, coach de carrera y colaboradora de Forbes, comenzó a investigar para escribir su libro sobre el éxito profesional de las mujeres Who Says It’s A Man’s World: The Girls Guide To Corporate Domination, se encontró con un tema interesante: Si hay que elegir entre ser respetado y ser querido, es mejor optar por el respeto. “Tu reputación lo es todo”, le dijo Jan Fields, una veterana con 35 años en los negocios y ex presidenta de McDonald´s.

Bennington dice que todos estamos sujetos a una serie de preguntas en el lugar de trabajo: ¿Quién es ella?, ¿me agrada?, ¿es capaz?, ¿puede llevar a un equipo?  “Cuando tienes respeto tienes también la capacidad de reforzar ideas en la gente”, afirma.

Aunque un buen desempeño siempre ayudará a tu reputación profesional, los pequeños errores cotidianos pueden socavarla. Ella describe las formas más comunes en que podemos arruinar nuestra reputación profesional de forma “monumental”.

1. Buscar excusas

“La gente busca excusas, en parte porque se ve a sí misma como carente de todo poder” Por ejemplo: ‘Pero nadie me dijo’ o, ‘yo no pude hacerlo porque no tenía el archivo’. Ella llama a las personas que buscan excusas “víctimas de trabajo” debido a que no asumen la responsabilidad de su éxito. “Si no tienes respuestas, haz preguntas”, aconseja. De lo contrario, te pasarás tanto tiempo lamentándote sobre lo que no tienes que desperdiciarás el tiempo que puedes dedicar a la búsqueda de los recursos que necesitas. Después de todo, “parte de ser grande es ser ingenioso”, dice.

2. Incumplir con fechas de entrega

Una manera segura de perderse el respeto de los demás es ser esa persona que siempre llega tarde y necesita recordatorios sobre sus fechas de entrega, advierte Bennington. Una de las mejores formas (y más fáciles) de proyectar compostura y control del proyecto es entregar las tareas de forma espontánea y puntual. Entonces, ¿por qué la gente desaprovecha un constructor de reputación tan básico? “Su percepción está equivocada”, dice Bennington. Cuando un trabajador percibe que situación está su contra, reacciona de maneras que refuerzan esa percepción en lugar de hacerse responsable de sus propias acciones.

3. No prepararse para las juntas

Las reuniones de trabajo son la principal vía de exposición al exterior del equipo, en ellas se expone de inmediato se exponen nuestra actitud y rendimiento. Sin embargo, Bennington dice que con demasiada frecuencia la gente se alista para ellas en el último minuto, evidenciando su desorganización. Una de las razones por las que la gente se involucra en este comportamiento de autosabotaje es el miedo. “Los lunes por la mañana tengo una reunión de personal con mi jefe, y la idea me angustia de verdad” dice Bennington. Ella va a las reuniones sintiéndose angustiada y con la expectativa de fracaso. En vez de dedicarle tiempo a preocuparte, intenta prepararte lo más posible, eso te ayudará a sentirte más cómodo y rendir al máximo.

4. Ser demasiado tacaño

Bennington recuerda a una representante de ventas asalariada que consideraba cualquier trabajo pasado de las 5 de la tarde como algo extra que la empresa debía recompensar. Una vez, la representante tenía previsto tomar un vuelo de dos horas a una reunión regional de ventas, lo que pondría fin a su jornada de trabajo a las 7 pm. Para compensar, le preguntó a su jefe si podía llegar a trabajar dos horas tarde a la mañana siguiente. “No sólo su jefe le negó la petición a llegar tarde, sino que en ese caso perdió todo el capital profesional que había acumulado durante su estancia en el puesto”, dice Bennington.

5. No responder los correos electrónicos

Bennington dice que muchos trabajadores cometen el error de pensar que no responder a un correo electrónico significa que han dicho “no” o comunicado efectivamente que no están disponibles. En su lugar, hace que sus compañeros de trabajo se pregunten si recibiste el mensaje o no, si estás esperando algo para tomar una decisión o si simplemente estás ignorándolos. “Es de mala educación”, dice ella. Incluso si la respuesta no es lo que el otro quiere oír, ella recomienda que muestres el respeto y respondas.

6. Hacer chistes autocríticos

Mientras que el humor apropiado puede hacer relaciones, con frecuencia harte a ti mismo el blanco de una broma puede hacer dos cosas: En primer lugar, puedes construirte una reputación de ser el payaso de la oficina y tus colegas pueden comenzar a verte como alguien que está más interesado en la distracción que en hacer su trabajo. En segundo lugar, el humor autocrítico puede resaltar tus defectos y hacer que parezca como si no te respetaras a ti mismo. Una cosa es saber cómo hacerte una broma y otra hacer de ti una broma, dice Bennington.

7. Subestimar los detalles

Preocúpate por las cosas pequeñas, aconseja Bennington. Los pequeños errores frecuentes pueden aumentar con el tiempo. “Construye tu marca personal a través de todo lo que haces, las acciones grandes y las pequeñas decisiones” dijo la ex ejecutiva de McDonald’s a Bennington. “Esa marca se quedará contigo durante toda tu carrera. “A veces los trabajadores se enfocan tanto en sus metas y en el progreso futuro que no ponen suficiente tiempo y esfuerzo en su trabajo actual, dice Bennington. “Ocúpate del trabajo que tienes delante de ti, y hazlo muy bien”, aconseja. “Administrar tus experiencias con colegas y clientes momento a momento”.

FUENTE: FORBES

Comments

comments