Home » ESTILO DE VIDA » Señales de advertencia que los padres no deben ignorar

Señales de advertencia que los padres no deben ignorar

Un senador estatal apuñalado, su hijo muerto de una herida de bala.

Sin lugar a dudas, una tragedia. Sin embargo, para muchos padres con hijos que luchan con una enfermedad mental -una experiencia desgarradora en sí- puede llegar a ser una perspectiva espeluznante.

La policía del estado de Virginia dijo el martes que el senador Creigh Deeds fue apuñalado después de un altercado con su hijo de 24 años, Austin “Gus” Deeds. Posteriormente, el joven se disparó, dijeron las autoridades.

Austin Deeds se retiró del College of William & Mary el mes pasado después de matricularse y retirarse varias veces desde 2007, de acuerdo con una declaración de la universidad.

El Richmond Times-Dispatch informó el martes que él había recibido una evaluación de salud mental bajo una orden de custodia de emergencia el lunes, pero fue dado de alta porque no se encontraron camas disponibles en instalaciones siquiátricas en el área.

Según los expertos, la gran mayoría de jóvenes con problemas de salud mental no son violentos, aunque es durante la adultez temprana cuando salen a la superficie los síntomas de enfermedad mental, entre ellos la esquizofrenia o el desorden bipolar.

Sin embargo, los padres y otras personas pueden estar atentos para detectar señales de advertencia de violencia.

Puede ser difícil de pronosticar, dijo Daniel Davis, un sicólogo forense que tiene una clínica privada en Columbus, Ohio.

Sin embargo, “durante los últimos 20 años, y probablemente en especial durante los últimos 10, hemos mejorado nuestra capacidad de descubrir los factores de riesgo en el comportamiento agresivo y violento en los jóvenes”, dijo.

Entre algunas de estas señales de alerta podrían estar:

Aumento de la ira, pensamientos suicidas

Un adulto joven podría estar cada vez más enfadado o hablar de suicidio, dijo Davis, haciendo comentarios tales como que “el mundo estaría mejor sin él” o que su vida no importa.

Podrían desarrollar una fascinación cada vez mayor con la violencia o agresión, y pueden mostrar desdén hacia otros.

Mal humor, depresión, abuso de sustancias

Los adultos se pueden aislar y alejarse de amigos y compañeros, dijeron los expertos. Su desempeño en la escuela o trabajo puede declinar y pueden volverse paranoicos. Podrían abusar del alcohol o drogas, o podrían aumentar su uso.

El desarrollo de intereses y creencias que parezcan extrañas podrían ser señal de un desorden sicótico -por ejemplo, OVNIS o la predicción del futuro, de acuerdo con el experto en salud mental de CNN, el Dr. Charles Raison.

“No necesariamente predice la agresión, pero todas estas cosas no deberían de ignorarse y se les debería dar respuesta”, dijo Davis.

Cambios físicos

Una persona puede perder el sueño por cambios en la química del cerebro, dijo a CNN en 2011 Dennis Embry, presidente y científico en jefe del Paxis Institute de Tucson, Arizona.

De acuerdo con Raison, en el caso de sicosis, su apariencia podría cambiar y volverse más extraña e inquietante.

Cualquiera de estos factores puede preocupar más, dijo Davis, si una persona tiene un historial de comportamiento agresivo o de abuso de sustancias, y si tienen acceso a armas.

“Típicamente, la tasa de violencia entre los enfermos mentales es más baja que la de la población en general”, dijo, pero el abuso de sustancias puede agravar los síntomas existentes como la paranoia, el aislamiento o la impulsividad.

¿Qué hacer?

Hay esperanza, dicen los expertos.

“Tenemos buenos tratamientos basados en la evidencia para este tipo de casos”, dijo Davis. Entre ellos podemos incluir la terapia cognitivo conductual, el tratamiento por abuso de sustancias o los medicamentos.

Los padres o los amigos pueden intentar discutir los problemas o síntomas de una forma práctica con un joven. Si no están dispuestos a buscar ayuda, “busque a un profesional de la salud mental para ver si tiene alguna sugerencia” o algún lineamiento específico para saber qué acciones puede tomar, dijo Davis.

Acérquese a un centro de salud mental o a su médico de cabecera. Si el chico asiste a la universidad, pregunte en el centro de asesoría de la universidad. Los grupos como la National Alliance on Mental Illness (Alianza nacional para la salud mental) puede proporcionarle referencias.

Aunque las leyes varían en cada estado -y las camas son escasas, como ocurrió en el caso de Deeds- se pueden hospitalizar a las personas en contra de su voluntad si existe una clara evidencia que tienen la intención de cometer algún acto violento.

“En mi experiencia, estas hospitalizaciones pueden disminuir el peligro y proporcionar a las personas un tratamiento que necesitan”, escribió Raison. “Por supuesto, no siempre es este el caso. Pero es lo mejor que podemos hacer, y es mucho mejor que no hacer nada”.

Comments

comments