Home » Competitividad » Saque provecho de la temporada de rebajas

Saque provecho de la temporada de rebajas

rebajasLlegó la primavera y con el cambio de estación vienen los cambios de moda. A las compras de ropa y varios otros artículos muchas veces las tiendas las conjuntan en las llamadas temporadas de rebajas.

Si bien pueden resultar convenientes, estas temporadas también son una tentación que compromete sus finanzas. Por esta razón, conviene conocer las dos caras de las rebajas.

“Las temporadas de rebaja son un arma de doble filo”, considera María José Codesal, cocreadora del portal Lo que Gastamos las Mujeres, pues son muy convenientes cuando uno necesita un producto, pero traerán gastos extra si uno va “sólo a ver qué le enamora” de lo que está en los anaqueles.

Necesidad vs deseo
Antes de entrar a la tienda, uno debe conocerse a sí mismo y saber distinguir entre sus gustos y sus deseos. “Si hablamos de las rebajas, es muy importante preguntarse si uno quiere o necesita el producto. Ése es el termómetro principal de las compras”, considera Codesal.
Cuando se trata de una necesidad, la decisión es fácil, uno va y lo compra si está al alcance de su billetera. Sin embargo, cuando más que necesitarlo quiere el producto, el dilema es mayor. Un buen comprador debe preguntarse si el producto que quiere le va a durar, si le servirá en un futuro o si de plano es un capricho.

Si sólo es un capricho vale la pena posponer unos días la compra para eliminar el impulso del momento y valorar mejor la situación.
“Incluso, durante ese tiempo recuerda algún pago que no tenía pendiente y lo hace. Entonces ya no gastó en algo que no necesitaba y cubrió algo prioritario”.

Fíjese en las promociones
Conocer el mecanismo de las promociones y ofertas de estas temporadas también le puede ayudar.
Las dos promociones más comunes son las de pagar menos -los típicos “20% de descuento” o los “compre dos y pague uno”- y las de tiempo -como los “compre hoy y pague a 12 meses sin intereses”-, explica la Profeco.

Saber si las promociones reducen el precio tal como lo indican es fácil. Sólo requiere conocer el precio original y realizar sencillas operaciones aritméticas, explicó la procuraduría.

Así, si por ejemplo su producto cuesta 200 pesos (100% del precio) pero tiene 25% de descuento, entonces sólo pagaríamos 75% del precio. El porcentaje que efectivamente se pagará sólo se debe dividir entre 100 y luego multiplicar por el precio original para dar el precio con rebaja. En este caso, 75% de 200 pesos son 150 pesos.

Las promociones del tipo dos por uno no son un descuento en sí, pues aunque permiten pagar una menor cantidad por artículo, podría recibir más de los que usted necesitaba. Estas promociones son útiles sólo cuando ya se tenía contemplado comprar la totalidad de productos que se recibirán.

Las promociones ligadas al tiempo permiten disfrutar hoy del producto, aunque en este momento no se tenga todo el dinero para pagarlo.
Los meses sin intereses permiten dividir el precio total de contado en mensualidades. Para calcular los pagos sólo debe dividir el precio total entre el número de meses. De este modo, para una televisión de 12,000 pesos con promoción de 12 meses sin intereses, corresponderían 12 pagos de 1,000 pesos cada uno.

Antes de tomar la decisión de endeudarse por un largo periodo, considere el monto del pago mensual y si con sus niveles de ingresos y gastos puede hacerle frente. Tome en cuenta que a largo plazo pueden variar su ingreso y sus gastos, advierte la Profeco.
Recuerde que si ya planeaba comprar un producto y lo encuentra con descuento, está generando un ahorro. Pero si compra artículos no planificados sólo por no dejar pasar la oportunidad no cuenta como ahorro sino como un gasto imprevisto.

Tips del comprador inteligente
Comprar puede ir más allá de satisfacer necesidades y volverse un gusto en sí mismo, exponiendo nuestras finanzas. Por ello, la Condusef y los expertos le brindan tips para lograr una compra inteligente:

Antes de ir a la tienda
Haga una lista. Anote por un lado las cosas que necesite y por otro, las que desee, así podrá clasificar ambas según su importancia.
Verifique precios. Comparar entre tiendas, incluso a través de sus portales, ayuda a saber que el precio del artículo realmente tiene una rebaja.

Revise su presupuesto. Sepa sus ingresos y gastos para poder determinar la cantidad máxima a gastar.
Contemple sus deudas. Si pagará con tarjeta de crédito, debe checar su estado de cuenta para saber cuánta deuda extra puede adquirir. Podría considerar comprar con sus ahorros en vez de endeudarse más.

Dentro de la tienda
Exija el precio original. Es su derecho tener toda la información necesaria para realizar la mejor compra. Si no se ve el importe antes de rebajas ni se indica de forma clara el porcentaje de descuento, puede y debe pedir que se los digan.
Evítese sorpresas. Pueden existir condiciones especiales para las compras en algún establecimiento durante un periodo de rebajas. Éstas pueden estar en diversos rubros, pero uno de los más comunes es en el tema de las devoluciones, sus formas y plazos para hacerlas.
Después de comprar

No tire el papelito. Conserve siempre el ticket de compra o factura para cualquier reclamación o aclaración que pueda ocurrir.
Sepa si aprendió algo. No eche en saco roto la experiencia que pasó en la tienda. Después de una jornada de compra, revise lo gastado y haga un pequeño análisis que le ayude a elaborar presupuestos para futuras temporadas de rebajas.

Entienda al mercado. Recuerde que cada mercado tiene sus ciclos y formas de funcionar según los productos que ofrece. Recuerde las fechas y prepare sus finanzas para ellas.

Comments

comments