Home » Competitividad » Qué hacer cuando te echan la culpa de algo que no hiciste

Qué hacer cuando te echan la culpa de algo que no hiciste

CULPASeguramente alguna vez tuvo que cargar con la culpa de algo de lo que en realidad usted no era el responsable. Tuvo que soportar las recriminaciones de su jefe y pedir disculpas, sin saber lo que realmente sucedió ni tampoco por qué ha sucedido. Se sentó a su escritorio pensando ¿cómo pasó?, cuando lo que tendría que preguntarse es cómo evitar que vuelva a pasar y tomar las medidas necesarias.

En el mundo competitivo, a veces demasiado competitivo, de hoy en día, viven personas que quieren sacar ventaja de cualquier situación sin importar a quién tienen que pisar para lograrlo. Y esa persona puede ser cualquiera. Esto no es para ponerse paranoico sino para que esté preparado y sepa cómo actuar en caso de que tenga que cruzarse alguna vez con una situación así.

Cuando alguien toma una decisión en su nombre

Supongamos que usted tiene una reunión importante con su jefe y una de las personas que trabajan para usted le propone cambiar en su nombre una serie de estadísticas que ya tenían organizadas por otras nuevas que se enfocan sobre otra parte del asunto. Usted, en su apuro por llegar a la reunión con todo listo, le dice que lo haga. Cuando su jefe ve el informe con estadísticas que no esperaba y que no entiende porque no son las que deberían estar ahí, critica su trabajo y le advierte que no debe volver a ocurrir.

Una forma de prevenirse es diciéndole a la persona a su cargo que el cambio de estadísticas puede servir pero que llevará ambas antes de tomar una decisión. Puede enviarle un mensaje por correo electrónico a su jefe para que esté al tanto de los cambios.

Si el daño ya está hecho, explíquele a su jefe que en realidad los cambios los ha hecho alguien más en su nombre. Pero no se demore en esto, su jefe querrá soluciones y no excusas. Dígale que tiene las estadísticas originales y que las traerá de inmediato para que puedan empezar a trabajar.

Cuando parece que el que se ha atrasado es usted

Supongamos que trabaja en un gran proyecto con otras personas y que usted no puede empezar a trabajar hasta que alguien más le entregue su parte. Como se imaginará, su compañero le entregará el trabajo la misma mañana de entrega del proyecto. Con lo que usted no tendrá tiempo de terminar su parte y no podrán entregar el trabajo a tiempo. El momento de entrega no puede atrasarse por diferentes circunstancias (viajes de su jefe, compromisos con otra empresa, etc.), y como se dará cuenta, ya que su parte es la única que no está terminada, la culpa recaerá sobre usted.

Para evitar esta situación lo mejor que puede hacer es calcular cuánto le va tomar hacer su parte del trabajo. Cuando empiece el proyecto, envíe un correo electrónico a todos sus compañeros para avisarles que, como hasta que ellos no terminen usted no puede empezar, les avisa que necesita al menos X cantidad de días para terminarlo y por eso pide que por favor entreguen sus trabajos en cierta fecha determinada. Cuando esa fecha se acerque, con otro correo electrónico, les recordará que necesita de ese tiempo para poder hacer su parte, que por favor entreguen lo suyo.

Si ha llegado esa fecha y aún no tiene el trabajo en su escritorio, envíe otro correo, esta vez dirigido a sus compañeros y a su jefe. Aclare que todavía están a tiempo si recibe el trabajo el día de mañana, sólo hace falta que usted se quede trabajando hasta tarde en la oficina. Asegúrese de que todos saben que el correo ha sido enviado también a su jefe. Usted no necesita hacer las cosas a escondidas, sino que el trabajo sea entregado en fecha.

Si ya no es momento de enviar esos correos electrónicos, trate de llevar nota de las reuniones que ha tenido acerca del trabajo, las fechas y la evolución del proyecto. De esta forma quedará asentado que el trabajo ha ido lento hasta que llegó a sus manos y que usted en realidad ha tenido muy poco tiempo para trabajar.

Cuando alguien quiere arruinar su reputación
Por alguna razón alguien quiere arruinar su reputación. Tal vez lo hizo enfadar, tal vez tiene celos, tal vez quiere su puesto o tal vez sólo le cae mal. Existen decenas de formas de ensuciar la reputación de alguien, desde dejar escapar un falso rumor hasta traspapelar un informe que a usted le ha tomado días de trabajo.

Es difícil prevenirse de estos ataques, principalmente porque usted sólo sabrá que están sucediendo cuando ya es demasiado tarde. Lo que puede hacer es disminuir los daños atacando el problema cuando descubra el primer indicio de que está ocurriendo. No se deje estar, esas personas cuentan con que usted no reaccionará.

En caso de que los rumores ya hayan llegado hasta usted, lo primero que debe hacer es no dejarse intimidar. Si escucha a alguien que dice algo acerca de usted que no es del todo cierto pregúntele de forma directa y clara de quién escuchó ese comentario. No se sienta intimidado, no es necesario esconderse. Debe saber quién ha sido.

Una vez que averigüe esto debe confrontarlo de una manera profesional pero directa. Dígale que sabe que él ha estado diciendo cosas sobre usted que no son del todo ciertas y dígale que lo sabe porque cuando ha preguntado quién ha estado diciendo esas cosas todos lo señalaban a él o ella. Explique qué es cierto y qué no de lo que ha estado diciendo y que espera que deje de hablar al respecto. Termine la conversación diciéndole que le enviará un correo electrónico explicándose por escrito.

Envíe el correo electrónico con todas las explicaciones asegurándose de que quede bien entendido cuál es la situación y dejando en claro que de todas formas siguen siendo compañeros de trabajo y que aún pueden trabajar juntos y prestarse ayuda. Haciendo esto logrará que todo la explicación quede documentada en un correo electrónico, y que quede asentada su predisposición para seguir trabajando en equipo y su voluntad para ayudarlo en cualquier cosa que necesite.

Otros consejos

Siempre, lo más acertado es estar prevenido para cualquier situación y la mejor forma de hacerlo es dejar documentación de su trabajo.

Envíe correo electrónico acerca de sus proyectos y la evolución de su trabajo e imprima una copia para guardar. Siempre haga una copia de los archivos para tener en la computadora de su casa, pero antes verifique que su empresa no tenga una política interna al respecto. Arme un archivo con todos los mensajes enviados a lo largo del año, aunque puede ser un archivo muy grande es la mejor documentación que tiene acerca de sus actividades.

Cada vez que menciona a alguien en un mensaje, asegúrese de enviarle a esa persona una copia del mensaje. De esta forma sabrá que todos los involucrados están informados y además multiplica las copias existentes de este documento. Si ha dejado un mensaje en el contestador automático, luego en su contacto por correo electrónico menciónelo para que quede asentado. Cuanto más registros haya, mejor es.

Aunque parezca mucho trabajo, si alguna vez ha estado en una corte o bajo la inspección de sus superiores, sabrá que es algo que vale la pena hacer. Estos documentos son los únicos elementos que tiene para reconstruir su verdad y serán su única herramienta al momento de armar su defensa.

Comments

comments