Home » Competitividad » Pros y contras del teletrabajo

Pros y contras del teletrabajo

teletrabajoMiles y miles de personas a lo largo de todo el mundo han comenzado a trabajar desde su propio hogar. Sin embargo, esto que a primera vista parece muy conveniente, no lo es siempre y para todo el mundo. Sepa qué sucede en su caso

Trabajar en la propia casa ha llegado a ser una forma muy popular de trabajo para miles de hombres y mujeres alrededor del mundo, que pueden ganarse la vida sin necesidad de dejar el confort de sus hogares.

En efecto, son muchas las ventajas del trabajo, es decir el trabajo realizado desde la propia casa. Entre ellas, se cuentan el ahorro del costo y tiempo del viaje al lugar de trabajo, la posibilidad de vestir la ropa que se elige (y la necesidad o no de utilizar costosas e incómodas ropas de trabajo), ciertos beneficios impositivos (en el caso de que se remplace el trabajo realizado en un local a la calle), y, lo más importante, la libertad de trabajar con horarios muy flexibles, cuándo y cómo usted lo escoge, siendo casi su propio jefe.

Por todo esto, trabajar desde el propio hogar puede sonar como la manera perfecta de ganarse la vida. Sin embargo, debemos decirle que el teletrabajo no es lo más adecuado para todo tipo de persona. Por eso, debería considerar una gran cantidad de factores, antes de decidirse a trabajar desde su hogar.

¿Es para mí el teletrabajo?

La pregunta más importante que debe hacerse en un principio es “¿Qué tipo de negocio iré a realizar?” Quizá usted se gana la vida actualmente trabajando en un empleo de oficina full-time, por un lado, y vendiendo productos de belleza por Internet, por el otro.

Si su negocio de productos de belleza crece constantemente, y usted espera que las ventas continúen creciendo, entonces quizá podría dedicarse completamente a su negocio de ventas y renunciar a su trabajo de oficina (aunque para esto, además de considerar su sueldo, debería tener en cuenta los beneficios sociales, como jubilación o salud, que su empleo le reporta).

Pero definitivamente, no será para nada recomendable dejar su trabajo de oficina para comenzar una aventura de negocios. Muchos negocios comienzan siendo una aventura o un pasatiempo, y eventualmente se vuelven un negocio de tiempo completo, pero sólo luego de que sus emprendedores estuvieron dedicándole varios meses o años a su crecimiento, y no de un día para el otro.

Otra cosa importante que debería considerar es su propia personalidad. ¿Es usted una persona dinámica? ¿Tiene la iniciativa como para poder trabajar sin tener un jefe que dirija sus movimientos?

Lo que debe saber, es que una vez que tome el timón de su propio emprendimiento hogareño, será únicamente usted y nadie más que usted el responsable total de su propio éxito.

Además, aunque en la mayoría de los casos el hogar propio es una atmósfera relajada, calma, y sin mayores presiones, donde no importa si usted trabaja desde un escritorio temporal como la mesada de su cocina, o si lo hace desde el dormitorio sobrante que ha convertido en oficina, debe tener muy en cuenta que tendrá que ser capaz de concentrarse en el negocio y obtener el mismo rendimiento que lograría si trabajara en el exterior de su hogar.

Por eso, si sabe que es muy posible que se distraiga fácilmente por los hijos de su casa, el teléfono que suena para usted, los programas de televisión, sus propias atracciones personales (como sus libros) o los ruidos exteriores, deberá también tomar esta posibilidad con pinzas.

La pregunta clave es: ¿Será capaz de abstraerse de las distracciones de su hogar y concentrarse solamente en su trabajo?

Además, debe saber que, en cierta medida, también podrá quedar “preso” de su hogar, ya que no podrá dejar que, ante la llamada de potenciales clientes, la única respuesta obtenida sea un contestador telefónico una y otra vez. En este caso, la pregunta clave será ¿Podrá concebir su hogar como parte de su oficina, antes que como un ámbito externo a su oficina?

Otro punto muy importante a tener en cuenta, estará referido al especto social. Como se imaginará, el teletrabajo es un trabajo muy solitario. Si cree que su personalidad le permitirá trabajar en casa por sí mismo sintiéndose contenido, este punto no tendrá mayores inconvenientes, pero si sabe que muy posiblemente anhelará el contacto humano y pasará incontable horas frente al teléfono hablando con su familia y amigos, deberá repensar la conveniencia.

Tal vez piense que esto último se podría solucionar tomando largo almuerzos con sus amigos, durante varios días a la semana. Si bien es cierto que esta práctica es posible cuando se trabaja en la casa, ciertamente no es nada provechosa, y, a fin de cuentas, no debe olvidar que su casa es ahora su oficina, y que si bien no hay jefe, ganar dinero sigue siendo su prioridad.

Por eso, antes de tomar la decisión de unirse a los miles de teletrabajadores que existen a lo largo del mundo, necesitará primero considerar los puntos citados anteriormente. Tómese su tiempo y piense bien acerca de su posible respuesta frente a este nuevo contexto.

Sea siempre honesto y nunca trate de engañarse. Considere, igualmente, todos los pros y contra de trabajar en su hogar, fundamentalmente teniendo en cuenta si el trabajo realizado en su casa le será rendidor económicamente, y, sobre todo, si podrá, verdaderamente, disfrutar del mismo.

Comments

comments