Home » ESTILO DE VIDA » Primeras impresiones del iPad Air y iPad mini

Primeras impresiones del iPad Air y iPad mini

Coincidiendo con el evento principal que tuvo lugar en San Francisco, Apple celebró su habitual réplica para los medios europeos, en Londres.

Allí, la compañía dispuso sus habituales mesas y portavoces para probar los nuevos productos y comprobar de primera manos sus nuevas funciones, que en este caso son las propias de iOS 7 aprovechando el nuevo hardware.

El iPad de quinta generación es quizá el más beneficiado en este salto generacional, básicamente porque el diseño del iPad mini ya había mejorado hace un año y es ese diseño el que Apple ha extendido al dispositivo de mayor tamaño.

De esta forma, ha sido el de 9,7 pulgadas el que ha heredado el diseño del de 7,9, lo que incluye un menor borde en torno a la pantalla, un menor grosor y un bisel oblicuo metálico cortado con diamante.

Además, debido al fuerte cambio de diseño, Apple ha decidido rebautizar al iPad de quinta generación y que así los consumidores lo identifiquen rápido.

De esta forma, ahora la tableta de 9,7 pulgadas de Apple se conocerá como iPad Air, un cambio de marca muy acertado.

Es posible que con el tiempo, Apple elimine este “apellido” y el iPad vuelva a conocerse sencillamente por este nombre, cuando solo exista este diseño a la venta, pero de momento es una buena forma de marcar la diferencia.

El nuevo diseño le sienta genial al iPad, cuyo diseño anterior al lado de la versión mini ya comenzaba a resultar algo tosco, y que además estaba dejando oportunidades a la competencia.

Apple lo ha solucionado y su iPad vuelve a estar a la cabeza en cuanto a diseño y tamaño. El iPad Air tiene un grosor de 7,5 milímetros (un 20 por ciento menos que el anterior), tiene menos superficie para un misma pantalla y pesa tan solo 453 gramos (un 28 por ciento más pequeño).

De esta forma, ahora es más manejable e increíblemente fino, además de estéticamente más bonito.

En cuanto a otros cambios, Apple solo ha comentado que ha equipado al iPad Air con el nuevo procesador A7 que se anunció en septiembre y que también lleva el iPhone 5S.

Con su arquitectura de 64 bits, Apple promete un nuevo salto en cuanto a potencia y capacidades gráficas, que solo iremos viendo con el tiempo, a medida que vayan apareciendo aplicaciones que lo aprovechen.

Por otro lado, la compañía promete el mismo rendimiento de los anteriores iPads, que ronda las 10 horas de uso.

PANTALLA MINI CON MÁXIMA RESOLUCIÓN

Por su parte, el iPad mini no ha variado su estupendo diseño; ni falta que hacía. Para quienes no conozcan el modelo de 7,9 pulgadas, han de saber que es un dispositivo con un diseño exquisito, manejable y con una calidad fuera de toda duda, con la parte trasera de metal.

Los cambios en el nuevo modelo afectan a la potencia y a la pantalla, que por fin tiene la misma resolución que el modelo de 9,7.

Apple ha tomado nota de la carencia por la que todo el mundo protestó en el anuncio del año pasado: la ausencia de retina display. El primer iPad mini mantuvo la resolución de los primeros iPads (1024 x 768 píxeles).

Al reducir el tamaño de la pantalla con la misma resolución, la definición aumentó (163 puntos por pulgada frente a 132), pero aún se quedaba corta con respecto a los últimos modelos de 9,7 pulgadas (2048 por 1563 píxeles y 264 ppp).

Con dispositivos en el mercado como el Nexus 7 de segunda generación (1920 por 1200 píxeles y 323 puntos por pulgada), era una mejora necesaria en este dispositivo.

Ahora esa necesidad queda cubierta con una resolución de 2048 por 1563 píxeles y una densidad de 326 puntos por pulgada.

Por otro lado, el iPad mini con retina display también incorpora el chip A7 y Apple promete que el rendimiento de batería también se extenderá a las 10 horas de uso continuo.

PRIMERA IMPRESIÓN

Las tabletas de Apple siempre han sido una referencia en el sector, pese a las carencias habituales como ausencia de puertos microHDMI, microSD o microUSB, que sí suelen incorporar los dispositivos con Android o Windows.

Sin embargo, el cuidado en el diseño y los materiales, y la fluidez y sencillez de manejo de iOS, siempre han sido garantías, además del tremendo rendimiento de batería.

Todo eso se mantiene en la nueva generación y además Apple ha mejorado donde se podía mejorar.

Las nuevas formas del iPad Air, heredadas del mini, hacen que manejarlo sea una gozada; mientras que su “hermano pequeño” por fin estrena retina display.

Con sus nuevos iPads, Apple sigue marcando el camino a seguir por la competencia en el terreno de las tabletas.

 

Comments

comments