Home » Competitividad » Opciones para invertir sin riesgo

Opciones para invertir sin riesgo

inversionesEn épocas de turbulencias económicas, parece ser una suerte el solo hecho de conservar el capital. Conozca las mejor opciones para invertir sin riesgo

Cómo invertir sin riesgo
Si lo que a usted le preocupa es sobre todo no perder su dinero, y no lograr ganancias rápidas mediante inversiones que conllevan riesgos importantes, lo más indicado es inclinarse por opciones conservadoras, que ofrecen rendimientos bajos (aunque por lo general suficientes para compensar las pérdidas por inflación) pero que tienen un nivel de riesgo más bajo aún.

En qué moneda invertir
La primera decisión a tomar es en qué moneda realizar las colocaciones, para evitar los riesgos inherentes a las variaciones en el tipo de cambio.

Este es el punto en que se debe tener en cuenta una de las reglas básicas: el rendimiento de una inversión es inversamente proporcional al riesgo que conlleva. Cuando menos confianza le tenga el “mercado” a una moneda, mayor será el interés que dará por cualquier colocación en esa moneda.

Si quiere correr el riesgo, trate al menos de realizar colocaciones a plazos cortos, de manera de poder retirarse a tiempo ante cualquier complicación.

Si, en cambio, considera que estas cosas no son para usted, elija una moneda fuerte y confiable.

La opción tradicional es el dólar, y sigue siendo un referente en cuanto a estabilidad y confiabilidad: uno sabe que, por más que baje en determinadas circunstancias, solo una catástrofe podría afectarlo en forma significativa (y nadie puede prever las catástrofes, así que no se haga mala sangre por ello).

La irrupción del euro como moneda única de un mercado equivalente, en su conjunto, al de los Estados Unidos, ha introducido otra variante a considerar (de hecho, el euro ha logrado una importante revalorización frente el dólar durante 2002).

¿Una sugerencia? Invierta solo en dólares o en dólares y euros, pero en este último caso a plazos cortos, para poder responder ante cualquier variación brusca.

Plazos fijos
Esta la opción más conservadora cuando la colocación se realiza en dólares, pues su rendimiento actual (principios de 2003) está en los niveles históricos más bajos en décadas, pero también la más segura en países serios.
Todo depende, entonces, de en qué país se realiza el depósito bancario.

En un país “normal”, los depósitos están garantizados por el estado, y esa garantía se cumple. Y dentro de esos países, sin duda el más seguro es Estados Unidos, por una razón muy sencilla: todo el sistema financiero internacional está “montado” sobre el de los Estados Unidos. Solo un desastre podría hacer que el gobierno de los Estados Unidos deje de cumplir sus compromisos… y en ese caso, difícilmente haya un país que esté a salvo de los coletazos de esa situación.

Algunos tips útiles:

– La garantía de la Reserva Federal de los Estados Unidos tiene límites, que se determinan en función de una cantidad fija (no mayor a los US$ 100000) por titular y por beneficiario de la cuenta (recuerde que titular es el “dueño” de la cuenta, y beneficiario quien podrá disponer de la cuenta si al titular le pasa algo). Algunas veces los bancos tienden a hacer (o a decir que hacen) estrafalarias maniobras para aumentar el límite de garantía. No se confíe en lo que le dice su oficial de cuentas, y pídale que le asegure en forma concreta cual es la garantía federal de la que dispone.

– La garantía que vale es la de la Reserva Federal de los Estados Unidos, no deje que lo confundan con “garantías” de otro tipo (muchas veces los oficiales de cuenta se refieren a la garantía de banco al hablar de garantía) y pídales que le precisen de que están hablando

La garantía oficial del gobierno de los Estados Unidos se reconoce por las siglas FDIC. A usted le presentarán en su banco hojas y hojas llenas de tablas y cifras que corresponden a distintas opciones de colocación de su dinero. Solo las que dicen FDIC cuentan con la garantía de la que estamos hablando (y, si usted no gusta de las opciones, huya de las que dicen cosas como Cayman !!)

Bonos del Tesoro de los Estados Unidos
La segunda opción más segura son los bonos del Tesoro de los Estados Unidos. Bonos estatales más seguros que estos no encontrará en ningún lado !!

Pero tenga en cuenta que:

– El banco se transforma en custodio de los bonos. Esto es el equivalente a tener una caja de seguridad en un banco: aunque el banco quiebre, sus bonos le serán devueltos sin mayores inconvenientes. Pero al ser un servicio, le cobrarán una cantidad fija anual por ello. Controle que esa cantidad fija no supere a los intereses que percibirá por su colocación.

– A diferencia de lo que ocurre con otros bonos, puede deshacerse de ellos en cualquier momento pero no cobrará intereses si lo hace antes de tiempo

– Los intereses que dan son bajos, y son inversamente proporcionales al plazo de colocación: si los coloca a 5 años obtendrá intereses mucho mayores que si los coloca a un año

– El valor de los bonos es inversamente proporcional al nivel de las tasas de interés del mercado. Por lo tanto, si lo que usted busca es conservar su capital es conveniente que realice su colocación en bonos del Tesoro de los Estados Unidos al plazo más corto posible (un año), pues tarde o temprano las tasas volverán a subir

Bonos de otro origen
Otra opción que le pueden ofrecer son bonos de otro origen. Existen instituciones internacionales muy sólidas que emiten bonos con rendimientos un poco superiores al de los bonos de los Estados Unidos, al igual que empresas privadas de primera línea.
Como regla:

1- Fíjese en la calificación de los bonos. Existen agencias calificadoras que evalúan los riesgos y la solidez de la institución que emiten los bonos, siendo la calificación más alta la AAA. Al hacerlo: descarte los bonos que no sean AAA o que no hayan sido calificadas de esa manera por todas las calificadoras, pero no confíe ciegamente en las calificadoras (la calificación es realizada por seres humanos, falibles y con sus propios intereses, como todos los seres humanos).

2- Prefiera los bonos de instituciones internacionales de prestigio por sobre los de empresas privadas, sobre todo si usted no está dispuesto a investigar a fondo y por usted mismo sobre la salud financiera de esas empresas

3- Si no hay mucha diferencia en los rendimientos con respecto a los bonos de los Estados Unidos, pregúntese si esa diferencia compensa el mayor riesgo a correr

Comments

comments