Home » ESTILO DE VIDA » Morder las uñas, es síntoma de estrés, depresión y ansiedad

Morder las uñas, es síntoma de estrés, depresión y ansiedad

Las uñas, están formadas por una lámina de queratina y están ubicadas en los extremos de los dedos de las manos y pies protegiéndolos y embelleciéndolos. Pero no solamente son un adorno, sino que sirven para hacer presión y tener una mejor precisión en el manejo de objetos, así como para el rascado.

Las uñas sanas pueden tener forma ovalada y de color parcialmente rosado, las de las manos crecen de 4 a 5 veces más rápido que las uñas de los pies y en verano crecen más que en invierno y son muy importantes en la belleza y presentación de una persona, sobre todo para las mujeres, ya que unas manos limpias, con uñas limpias y arregladas tanto en hombre como en mujeres, dicen mucho de su personalidad y apariencia.

Muchas personas suelen en ocasiones lastimarlas, y es que como no duelen al cortarlas, no es difícil utilizarlas como un medio de escape al estrés. La costumbre de morder las uñas se llama onicofagia, y se puede convertir en un hábito que puede ser una respuesta a problemas de ansiedad, depresión o estrés.

La onicofagia es un problema que padecen más del 30% de los adolescentes y alrededor del 5% de los adultos, explicó la doctora Addy Gladys Arceo Núñez, miembro de la Fundación Mexicana para la Dermatología, A. C. (FMD).

El morder las uñas constantemente no solamente es una señal de estar viviendo con mucho estrés, trae también como consecuencia infecciones, deformidades estéticas de manos, labios y en la forma de dientes.

La doctora Arceo señaló que los padecimientos de las uñas deben ser atendidos por los dermatólogos, ya que esta especialidad abarca no sólo a las enfermedades de la piel, sino también de las mucosas y sus anexos, es decir, las estructuras derivadas embriológicamente de la piel como el pelo y las uñas.

Las enfermedades ungueales u onicopatías son las que involucran cualquier alteración en las uñas. Siendo múltiples los padecimientos que encontramos en estas pequeñas partes del cuerpo donde las más frecuentes son las traumáticas (derivadas por golpes o deformaciones provocadas por el hábito de mordérselas), o por procesos infecciosos, por hongos, bacterias, virus sustancias tóxicas.

Sin embargo, hay ocasiones en que las uñas manifiestan diferentes tipos de enfermedades que por su origen se clasifican también en sistémicas, es decir relacionadas con padecimientos cardiacos, pulmonares, endocrinológicos y otros. También son manifestaciones de ciertas enfermedades genéticas, como la displasia ectodérmica, que se manifiesta por la falta de desarrollo del pelo, las glándulas sudoríparas, los dientes y las uñas; Así también ciertas enfermedades tumorales o inflamatorias se manifiestan con cambios en las uñas.

Dentro de las infecciones que atacan a las uñas, existen las bacterianas que se reflejan con cambios de coloración, pústulas y dolor.

Las infecciones causadas por hongos, también llamadas onicomicosis, se presentan por lo general en personas de 20 a 40 años de áreas urbanas. Predominando en el 48% de quienes lo padecen en las uñas de las manos y en un 70% en las uñas de los pies.

Cuando este tipo de infecciones ocurre se observan cambios de coloración, volviéndose opacas, amarillentas, marrón, grises, engrosadas o despegadas de la piel con cambios lentos y progresivos y es más frecuente en climas tropicales con humedad y calor o en personas que mantienen sus pies sin ventilación por el uso constante de medias, calcetines o zapatos cerrados.

Entre los factores que favorecen estas infecciones, está el uso de calzado cerrado, la visita a lugares públicos, sin usar zapatos, como pueden ser los hoteles, clubes o piscinas y en ocasiones se acompañan con otro tipo de infecciones de la piel como la tiña de los pies o pie de atleta.

Dentro del grupo de las infecciones virales se encuentran las verrugas, que se forman alrededor de las uñas y engrosamientos tipo callos, que además de ser contagiosas, son antiestéticas.

Dentro del grupo de las enfermedades inflamatorias que alteran la forma normal de las uñas están las alergias por contacto, la psoriasis, el liquen plano y otras más.

En muchas ocasiones en las uñas se manifiestan cambios que reflejan enfermedades cardiacas, pulmonares (cianosis o color azuloso por falta de oxígeno), o cambios en su forma como los llamados dedos en forma de palillo de tambor.

Existen múltiples enfermedades de las uñas a veces secundarias a ingesta de medicamentos, tumores benignos y malignos, malformaciones congénitas o adquiridas como la onicocriptosis o uña encarnada, la cual es muy dolorosa.

Lo importante es mantenerlas sanas y evitar la automedicación, así como prevenir los golpes y accidentes. La salud de la piel y sus anexos como las uñas y el pelo, es muy importante. ¡Cuídate, infórmate!

 

Comments

comments