Home » Competitividad » ¿Más de 30 años y no has empezado a ahorrar? Una guía para iniciarse

¿Más de 30 años y no has empezado a ahorrar? Una guía para iniciarse

ahorroSe piense en ella o no, la jubilación termina llegando. Por eso es importante meditar con suficiente antelación cómo se querrá (y se podrá) disfrutar. Entre los diversos aspectos a tener en cuenta está el financiero. Guardar para el futuro es de esas precauciones que, dada la situación económica actual de muchos hogares, no resultan sencillas.

A la hora de planificar la jubilación hay que evaluar los ingresos y gastos que se tendrán. Y si las expectativas se adecuarán con nuestro capital, teniendo en cuenta que la pensión pública de jubilación es inferior a los ingresos que se reciben cuando se está en activo.

De todas las formas que hay de preparse con ahorros para la jubilación, el plan de pensiones, el complemento más tradicional, es de las que más dudas genera. Es una fórmula de ahorro destinada a cubrir determinadas situaciones, como la mencionada, aunque también la incapacidad, la dependencia severa o gran dependencia o el fallecimiento. Así, cuando llega ese momento, permite disponer de ese capital acumulado (se puede recuperar el dinero antes en caso de supuestos excepcionales, como el desempleo de larga duración o enfermedad grave). El fondo de pensiones, por su parte, es un patrimonio creado para realizar las inversiones para rentabilizar las aportaciones del plan.

El producto dependerá de la edad y la capacidad de ahorro que se tengan así como de las expectativas de rentabilidad. Lo primero para que estas sean razonables es asentar las bases más obvias:

Edad de inicio. Cuanto antes se empiece a aportar más posibilidades habrá de aumentar el capital del que disfrutar después.
Capacidad de ahorro. Guardar para completar la pensión siempre es positivo aunque sin olvidar que primero hay que cubrir las necesidades básicas del corto y medio plazo. Una forma cómoda y organizada de aportar en un plan de pensiones es hacerlo periódicamente (mensual, trimestral…). Para saber exactamente cuánto hay que ahorrar anualmente en función del salario existen simuladores que lo calculan (se puede acceder a ellos a través de las webs de varias entidades financieras, por ejemplo).

Rentabilidad. Dependiendo del conocimiento que se tenga sobre este tipo de inversiones se podrá elegir entre planes de pensiones más arriesgados, destinados principalmente para aquellas personas que aún les falten bastantes años para jubilarse; o más conservadores, con menos riesgo, para cuando se va acercando la edad de jubilación. Eso en términos generales. Para escoger uno u otro es necesario el asesoramiento de un profesional que aconseje en cada caso particular.

A mirar con lupa
Como indica Mar Barrero, analista de Profim Asesores Patrimoniales, el tratamiento fiscal es uno de los puntos fuertes de este método de ahorro: “Sus ventajas frente a otras alternativas incluidas dentro de los productos de ahorro-previsión es el ventajoso tratamiento fiscal que tienen las aportaciones y la, cada vez mayor, diversidad de productos existentes. El dinero invertido en un plan puede, además, traspasarse sin coste a otro plan de pensiones”. Por el contrario, entre los inconvenientes, “la iliquidez y que el ahorro fiscal que se disfruta en las aportaciones (se pueden reducir de la base imponible del IRPF las aportaciones realizadas durante el año hasta un máximo de 8.000 euros anuales) se pierde en el momento del rescate”, añade Barrero.

Juan Gimeno, presidente de Economistas Sin Fronteras destaca que hay que prestar especial atención a las comisiones de administración, gestión o depósito: ”De nada sirve una rentabilidad razonable si se la comen las comisiones de las entidades financieras. El factor tributario (tanto de los beneficios fiscales por la inversión como su tratamiento hasta su utilización y cuándo se utilice) es muy importante. Desgraciadamente la legislación es cambiante y nunca tenemos seguridad de qué pasará en el futuro. También hay que medir el grado de rigidez en la utilización, pues los fondos de pensiones tienen muchas trabas para ser utilizados antes de la jubilación, lo que no ocurre con otras formas de ahorro”.

Sea en planes de pensiones o en cualquier otra fórmula de ahorro, Gimeno recalca que guardar para el futuro es una precaución aconsejable: “Lo importante es cubrirse las espaldas”.

Comments

comments