Home » Competitividad » Los errores más comunes a la hora de invertir

Los errores más comunes a la hora de invertir

errores financierosTener un capital y querer sacar una renta financiera es, en la city, moneda corriente. Sin embargo, quienes persiguen el oro muchas veces comenten errores que, de pensarlo por un segundo, son fácilmente evitables.

Al respecto se refiere Mariano Sardáns, CEO de la gerenciadora de patrimonios FDI, quien dice que hay que evitar invertir el dinero en base a la rentabilidad pretendida, sin medir los riesgos asociados. “Se invierte (hasta con desesperación) en aquello que le da lo que necesita para subsistir, como, por ejemplo, préstamos a terceros, realizados de manera informal o mal documentados, con altas tasas de interés y que terminan sin devolverse. O en compra de bonos de empresas y/o gobiernos, cuya situación financiera es insostenible y culmina en una restructuración de deuda, en el mejor de los casos”, cuenta.

Sobrevalorar la rentabilidad de una inversión, también, es un error muy común. “Es el caso de personas que compraron y amoblaron departamentos para alquilar a turistas que nunca llegaron. O que se encontraron con consorcios que modificaron el reglamento de copropiedad, para evitar el alquiler de corto plazo. O de aquellos que invirtieron en acciones e inmuebles, pensando que sus valores crecerían ilimitadamente; o de quienes apostaron, sin conocimiento, a los agronegocios”, cuenta.

La ansiedad por invertir rápido los fondos es el primer y más importante error, concuerda Fernando Bearzi, profesor del Posgrado en Finanzas de la Escuela de Negocios de la UCA . “Se necesita tiempo para estructurar el proceso de inversión. Una vez determinado, es aconsejable invertir de a poco, es decir, con espacios de tiempo regulares entre cada inversión”, aconseja.

Pretender una renta determinada, también, puede ser equivocado. “El mundo financiero actual presenta alternativas en cuanto al riesgo y a los instrumentos de inversión diferentes a las de años anteriores. Por ejemplo, antes, un bono del Tesoro de los Estados Unidos, a 10 años, rendía 5 ó 6 por ciento. Hoy, sólo 2 por ciento”, acota. Por eso, como todos los demás instrumentos financieros ajustaron sus rendimientos es importante buscar inversiones con potencial de apreciación y no tanto aquellas que garanticen una renta, aconseja.

Sardáns recomienda proyectar una vida de 95 años, ya que los años de vida son un factor muy importante a tener en cuenta, dado que indica qué tan disciplinado se debe ser con el ahorro, si se quiere tener una jubilación digna. “Una persona que se jubila a los 65 tiene una proyección de vida de 30 años más, para los cuales deberá disponer de ingresos para subsistir o mantenerse. Dependiendo de cuánto se haya ahorrado durante el fragor de la vida laboral, será la calidad de vida que tenga en la etapa de retiro”, explica.

Para el especialista, dada la relación cuasi-lineal entre la rentabilidad de una inversión y los riesgos asociados –a mayor rentabilidad esperada, mayores son los riesgos–, se deberían concentrar esfuerzos en minimizar los costos y comisiones asociados.

Por ejemplo, si la opción elegida es inversiones inmobiliarias para vivir de rentas, se debe negociar o evitar las comisiones de compra, prescindir de administradores de propiedades y buscar el modo de minimizar los costos de arreglos y mantenimiento. Si se trata de inversiones financieras, hay que evitar las instituciones financieras más costosas para la compra/venta de títulos, cobro de cupones y mantenimiento de cuentas. Y estar atentos a estrategias –por ejemplo, usando títulos exentos de impuestos o vehículos legales que ayuden a diferir el pago de los mismos– que ayuden a disminuir, al máximo, la carga impositiva, tanto del país donde se concretan las inversiones, como la aplicada al de residencia.

Comments

comments