Home » ESTILO DE VIDA » Los 14 hoteles más extravagantes del planeta

Los 14 hoteles más extravagantes del planeta

No todo el mundo quiere el típico servicio de habitaciones, desayuno continental y la cama de king de un hotel de lujo. Si aún mantienes el sueño de vivir en una casa del árbol o te gusta tanto el vino que te atreverías a vivir dentro de un barril gigante, hay un hotel loco por ahí que se adapte a tus excéntricos gustos

La Villa Hámster, en Nantes

¿Es posible vivir en un lugar parecido a la jaulita de un hámster? La respuesta la encuentras en La Villa Hámster, una casa rural del siglo XVIII en Nante, Francia, que te ofrece un cuarto de madera, camas de pajar y una rueda gigante de dos metros de diámetro para que corras un poco.

Desde que llegas a la recepción te conviertes en un roedor. La máscara una máscara de este rodeador para que hagas el check-in. Cuenta con wifi y televisión de plasma.

Foto:  Especial

Bubble Tree, Francia

Reserva una estancia en una de las burbujas transparentes y privadas del diseñador Pierre Stéphane Dumas, que te permiten una visión completa de los cielos nocturnos.

Existen opciones para quien quiera dormir dentro de estas cápsulas. Puedes pasar la noche en una burbuja lodge, la combinación de una burbuja más pequeña conectada a una esfera principal; o en una “Gran Logia”, dos burbujas de tamaño completo.

Cada pieza cuenta con un filtro que elimina insectos y humedad, pues dispone de un plástico ultravioleta que te protege de cualquier factor alergénico.

Foto: Especial

En las Cavernas del Gran Cañón, Arizona

Para tener una verdadera privacidad, tienes que visitar esta estancia a 67 metros de profundidad bajo la tierra que carece de luz natural. La caverna es de piedra caliza, el aire en las habitaciones es escaso y el ambiente seco. Dispone de camas, sala y cuarto de baño.

La gruta funcionó como un refugio antiaéreo en la Guerra Fría, resguardando a 2 mil sobrevivientes durante un mes. Hoy en día es parte de un motel de 48 habitaciones.

Foto:  k18j

Propeller Island, Berlín

Cada cuarto es temático, unos tienen camas colgantes, sarcófagos, celdas de penitenciaria con ataúdes donde pasar dulces sueños, camas hundidas en los pisos de abajo y hasta una sala al revés, es decir, los sofás en el techo.

El hotel cuenta con 45 habitaciones creadas por el artista Lars Stroschen.

Los precios rondan entre los 70 y 180 euros, dependiendo de la habitación que elijas. Puedes cambiar de habitación si quieres probar nuevas sensaciones, pero tiene un costo de 25 euros extra.

Foto: Cortesía

Save the Beach Hotels

¿Habrías imaginado un hotel hecho de basura? ¡Es real y tiene huéspedes como las súper modelos Bar Rafaeli y Helena Christensen!

Al parecer, el artista alemán Ha Shult previó un destino de reutilización de basura como refugio. Es un hotel móvil colocado por primera vez en 2010, en Roma, y en Madrid, en 2011. La construcción pesa unas 12 toneladas de basura provenientes de las playas de toda Europa.

Las paredes están construidas con botellas de plástico, latas aplastadas, brazos de maniquíes, entre otros materiales reciclados.

Foto:  Archivo EL UNIVERSAL

Sala Silvermine Underground Suite, Suecia

Todo lo que brilla no es oro, a veces es plata, a 152 metros bajo tierra. La habitación es fascinante, porque está tallada en una mina de plata sueca del siglo XVIII. Los huéspedes pueden disfrutar de un breve recorrido y de la estancia que ofrece baño completo, comedor y demás servicios por aproximadamente 187 euros por persona.www.visitsweden.com

Dog Bark Park Inn, Idaho

Pasarás la noche dentro de un perro beagle enorme de nueve metros de altura llamado Sweet Willy. Frances Conklin y Dennis Sullivan, un par de artistas especializados en la fabricación de perros de madera, tuvieron la idea de construir una casa rural en forma de perro situado en la localidad de Cottonwood, Idaho, Estados Unidos.

La decoración consta de muebles franceses de inspiración perruna. El precio para pasar una noche en el estómago de la simpática estancia es de aproximadamente 92 dólares. dogbarkparkinn.com

Foto: Dog Bark Park Inn

The Balancing Barn, Inglaterra

Situado en una pintoresca colonia en Suffolk, es el resultado de la unión de la arquitectura conceptual del grupo Living Architecture.

La forma de esta vivienda está inspirada en los típicos graneros de la zona, pero con un tinte modernista por su recubrimiento exterior, un tipo de panel metálico que refleja en entorno del paisaje. Mide unos 15 metros de largo, sobre un pequeño desnivel de terreno. Lo raro aquí, es la mitad de la construcción está suspendida en el aire.

Foto:  Keiron Hart

Palacio de Sal, Bolivia

Si estás tratando de reducir el consumo de sodio, aléjate de inmediato. La construcción es de sal pura, desde las paredes, pasando por los pisos y terminando por los muebles.

Las cabañas se extienden por el paisaje desolado del Gran Salar de Uyuni, que ofrece una excelente vista para observar las estrellas. El propósito del hotel es que los visitantes tengan un lugar donde quedarse acorde a las condiciones naturales que ofrece el salar.

Construido sobre 4 mil 500 metros cuadrados, cuenta con 16 habitaciones y una gastronomía elaborada con sal, carne de llama y cordero.  www.palaciodesal.com.bo/nuestro-hotel.htm

Foto: Palacio de Sal

CasAnus, Bélgica

Por si alguna vez quieres pasar la noche dentro de un órgano del cuerpo humano. Duerme en el interior de una escultura gigante del intestino humano que es anatómicamente correcta, entre las ciudades de Amberes y Gante.

En esta morada los huéspedes pueden disfrutar de una cama doble, electricidad, calefacción y un cuarto de baño completo con agua caliente por 120 euros la noche.

Joep Van Lieshout, artista y creador de CasAnus (también conocido como Colon Hotel), explica: “Nuestra presentación es sin terminar, en movimiento, sin pulir, contradictorio, desordenado, complejo e inarmónica”, algo parecido a lo que presenta y al comportamiento del intestino humano, ¿no?

Foto: wesselinbelgie

Capsule Hotel, Países Bajos

Esta pintoresca cápsula naranja servía en los años 70 como un vehículo de escape en una plataforma petrolera; hoy en día funciona como hotel flotante en un canal que se encuentra cerca de la zona portuaria de la ciudad de La Haya.

El artista Denis Oudendijk tuvo la idea de crear estas cápsulas que tienen 4 metros de diámetro sin lujo alguno. No hay camas, sino sacos para dormir, un retrete y, en el desayuno, latas de comida. Tiene cabida para tres personas. El precio aproximado por pasar la noche es de 70 euros.

Foto: capsulehotel.info

Karostas Cietums / Karostas Guardhouse, Letonia

Este puerto naval que fungió como prisión para militares y prisioneros de guerra se cerró en 1997; sin embargo, se dice que en este lugar húmedo y peligroso es recorrido por los fantasmas de su sombrío pasado zarista.

Los visitantes pueden experimentar recorridos nocturnos, funciones de historia o participar en la actividad “Detrás de las barras”, donde jugarás el papel de un preso y serás tratado como uno. Pasarás la noche dentro de celdas de metal oscuras y húmedas atendidas por personas con uniformes militares que recrean el ambiente de un pasado soviético con un realismo aterrador.

 Foto: Karostas Cietums

Treehotel, Suecia

¿Dormirías colgado de una rama? Pues las habitaciones de este hotel se encuentran, precisamente, entre las copas de los árboles. Duerme en suites diseñadas como nidos de pájaro o en habitaciones especiales que cuentan con espejos que te hacen ver el reflejo de los árboles por todos lados.

En verano y otoño disfruta de visitas guiadas por los alrededores de Harads, espacio donde se encuentra este sitio de descanso, recorridos en bicicleta de montaña, cabalgatas y excursiones para conocer la cultura de la región o ver auroras boreales.

Para cuando cae la nieve y las temperaturas bajan hasta los -30°, explora en motonieves pasea en un trineo jalado por perros y pescar en el hielo. www.visitsweden.com

Foto: Gitta Wilén

Hotel de Glace, Canadá

Para tener una experiencia completa en Canadá es necesario haber estado dentro de un iglú. Cada año, del 5 de enero al 24 de marzo puedes experimentar la sensación de vivir como un esquimal en el Québec City Hotel, construido totalmente con 500 toneladas de hielo y 15 mil toneladas de nieve.  www.hoteldeglace-canada.com

 

Foto: Archivo EL UNIVERSAL

RGP

Comments

comments