Home » Competitividad » La vuelta al trabajo después de…

La vuelta al trabajo después de…

El volver al ruedo laboral después de ver crecer a los hijos implica muchas circunstancias para tener en cuenta: la primera es que nada es diferente a cuando se buscó por primera vez.

madre-trabajadoraPuede ser que tengas experiencia laboral, pero el mercado cambia constantemente, y los empleadores te verán como una principiante, a pesar de tus años de experiencia. Ten eso en cuenta y te evitarás algunos dolores de cabeza.

En estos casos, entonces, es aconsejable postularse para los mejores puestos, pero es importante que estés dispuesta también a empezar desde abajo. Una vez que estés dentro de la compañía, podrás ascender rápidamente gracias a tu experiencia previa.

Puede ser que el salario sea más bajo del que tenías en tu empleo anterior, pero si puedes vivir con lo que te ofrecen, acéptalo. Pronto demostrarás tu experiencia anterior y empezarán a valorarte, y entonces podrás pedir un sueldo más alto.

Puede también que se te presente la oportunidad de un trabajo temporario. También es bueno, ya que te ayudará a insertarte lentamente en el mercado laboral, en lugar de constituirse en un cambio brusco que debas afrontar con estrés y más estrés. También será beneficioso porque tu experiencia laboral se verá reactivada en tu currículum.

Si pasó ya tiempo desde la última vez que usaste una máquina de oficina, y quieres manejar ya las últimas fotocopiadoras, faxes, computadoras, etc., ofrécete de voluntaria en una fundación o iglesia, en donde podrás pulir el manejo de las diversas herramientas que podrías llegar a utilizar en un futuro empleo.

Con respecto a tu currículum, no temas el tener espacios vacíos que no puedas justificar con otros empleos. Basta con decir la verdad, que te fuiste a casa a tener hijos, cosa que no tiene nada de malo.

Todo lo contrario, eres una experimentada ama de casa con conocimientos de presupuesto, impuestos, ahorros, administración de un hogar, etc. Todo lo que necesitas en un poquito más de tiempo para ponerte al día.

Y una vez conseguido el objetivo, a no estancarse. Para entrar en la competitividad es necesario plantearse objetivos alcanzables todo el tiempo, y seguir creciendo día tras día.

Comments

comments

One comment