Home » Competitividad » Historias de fracasos exitosos: 4 impulsos para 5 grandes

Historias de fracasos exitosos: 4 impulsos para 5 grandes

¿Qué es el éxito? ¿Cómo se construye? ¿Existe una fórmula para alcanzarlo? Por definición, el éxito es alcanzar de manera satisfactoria el objetivo final de algún proyecto personal o profesional. Sin embargo, hasta ahora, los expertos aún no descubren cuál es la fórmula precisa que nos podría llevar a alcanzarlo.

De acuerdo con Frans Johansson, autor del libro “El momento justo”, las historias de éxito están compuestas del azar y momentos aleatorios, “el éxito o el fracaso dependen de instantes brevísimos, aparentemente insignificantes de imprevisibilidad. Estos momentos no se pueden planificar o anticipar, nunca sabemos cuándo pasarán ni en dónde (…) el éxito es una colisión de sucesos, deseos y esfuerzos que se convierten en una amalgama de resultados ilocalizables y embrollados, son consecuencia de la interconexión, de la aleatoriedad”.

A descontento de algunos, esta definición pareciera ser la más cercana a la realidad. Historias tan impresionantes como la de Walt Disney, Steve Jobs, J.K. Rowling, Henry Ford, entre otros muchos personajes, nos dejan en claro que el éxito va acompañado de poder encontrar el momento adecuado y aprovechar las circunstancias, a pesar de los obstáculos que pudieran presentarse.

¿Cuáles son los componentes del éxito? A pesar de las miles de definiciones, algunos especialistas concuerdan que el éxito puede estar compuesto de la siguiente manera:

Crea tus metas

¿Sabías que Michael Jordan fue rechazado del equipo de basquetball en la secundaria? Años más tarde se convertiría en un icono de su deporte. Él sabía cuál era su pasión y la siguió.

Y es que siempre se empieza por encontrar una idea especial, aquella en la que se cree y en la que se invierte el tiempo necesario para desarrollarla. No necesariamente puede ser una idea, para muchos profesionistas alcanzar objetivos y metas pueden ser el componente perfecto para llegar al éxito. De acuerdo con los especialistas es aquí donde comienza el verdadero camino para alcanzarlo.

Si bien Johansson nos asegura que la imprevisibilidad es uno de los componentes de grandes historias, también la planeación y el orden han sido parte fundamental para desarrollarlo. Encuentra tu meta y motivo, asegúrate que despierte pasión y que sea fresca e innovadora, esto te ayudará a desarrollarlo más rápido y con mejores oportunidades de alcanzarlo.

Abraza al fracaso

“Se alcanza el éxito convirtiendo cada paso en una meta y cada meta en un  paso”. Muchos personajes como Albert Einstein, Charles Chaplin o Bill Gates, tuvieron que abrazar el fracaso antes de que se reconociera sus ideas, talento e innovación.

Por ejemplo, Babe Ruth, el mayor atleta de todos los tiempos – según algunos historiadores del baseball-, ostenta el récord del mayor número de lanzamiento fallados.

Para los especialistas, uno de los componentes primordiales para encontrar el éxito es aceptar el encontrar primero el fracaso. Crear una mentalidad positiva ante las posibles negativas te ayudarán a impulsar nuevas alternativas para encontrar y llegar al objetivo. Evita tomar un NO como respuesta rotunda, aférrate a tu idea, levántate y comienza de nuevo.

Realiza tu idea

Para algunos este podría ser un momento de suerte, para otros, todo un camino de esfuerzos y logros. Para Chris Gardner, el éxito no inició como una idea innovadora, inició por necesidad. Con un historial de carencias y fracasos, Gardner asegura que la suerte no es necesariamente un componente de éxito, sino el creer en uno mismo y desarrollar tus virtudes. Este es el momento donde la definición del éxito se aplica, cuando la idea buscada o el logro anhelado se alcanzan.

Clint Eastwood y Burt Reynolds, por ejemplo, fueron catalogados por un ejecutivo de Universal Pictures como actores sin talento. A Reynols le dijo “No tienes talento” y a Eastwood: “Tiene una papa entre los dientes, su nuez de Adán sobresale mucho y habla con demasiada lentitud”.

Reconoce y celebra

En su libro Magic Kindom: The 7 keys of Disney Success, Thomas K. Connellan se dio a la tarea de encontrar cuáles habían sido las claves para llegar al éxito de uno de los personajes más famosos del siglo XX, Walt Disney. Para Connellan, uno de los puntos determinantes del éxito de este personaje es el reconocimiento y logro de tus esfuerzos, abrazar el éxito como herramienta impulsora es fundamental para hacer de este momento algo duradero.

Los especialistas recomiendan tomar los momentos de satisfacción como propulsores para buscar otros, los grandes empresarios, creativos e innovadores hacen del éxito un momento aleatorio para encontrar nuevas ideas y metas.

Ahora te presentamos cuatro historias de personajes que aprovecharon los momentos para alcanzar el fracaso mucho antes que el éxito y, que ahora, son reconocidos personajes propulsores de innovación y crecimiento.  Empecemos por Beethoven, pasamos por Einstein, Woody Allen y The Beatles. ¿Nos sigues?

Beethoven, de la imperfección al arte

Su vida comenzó repleta de fracasos, era considerado como un rebelde y catalogado como un músico mediocre por sus profesores.

Nacido en Bonn, Alemania, este personaje es considerado como uno de los compositores más representativos del clasicismo vienés, junto con otros personajes como Wolfgang Amadeus Mozart y Joseph Haydn. Para el día de su muerte – 26 de marzo de 1827- Beethoven era reconocido como uno de los compositores y pianistas más emblemáticos de la época.

Sin embargo, no siempre fue así. De acuerdo con algunos historiadores, Beethoven tocaba mal el violín y era considerado por sus profesores como un músico sin talento y mediocre, al asegurar que sus composiciones carecían de creatividad y talento.

Dominado por las obsesiones de su padre, Beethoven tuvo que enfrentarse a la opresión desde pequeño, obligado a ejecutar piezas difíciles para su edad y a practicar diariamente desde a altas horas de la madrugada.

Si bien era considerado como un personaje introvertido, sus esfuerzos dieron frutos desde muy temprana edad.  A los 11 años este personaje había publicado su primera composición y ya era considerado como el nuevo Mozart. Rápidamente se convirtió en maestro y en un dotado del piano.

 

A los 46 años de edad, Beethoven quedó completamente sordo, no obstante, fue el periodo de mayor creatividad, pues de acuerdo con los críticos, fue en este periodo donde compuso su mejor música, incluidas cinco sinfonías.

Fallece el 26 de marzo de 1827, luego de pasar dos días en coma.

Einstein es considerado como el , de la fantasía a la relatividad

Su maestra lo describió como mentalmente lento, insociable y encerrado en tontos sueños.

Nació en Ulm, Alemania en 1879. Considerado como el padre de la relatividad, su historia está repleta de momentos de fracaso. Hijo de Hermann Einstein, un vendedor de colchones, Albert fue considerado como un niño con problemas de autismo y retraso.

No habló hasta que cumplió los cuatro años de edad y no leyó hasta que tenía siete. Una de sus profesoras lo describió como “mentalemente lento, insociable y fantasioso”.

Durante su juventud, en 1895, Einsten presenta su examen de ingreso para el Politécnico de Suiza y no consigue ingresar. En 1905, luego de haber finalizado sus estudios la ETH de Zurich, a los 17 años, presenta su tesis doctoral en la Universidad de Berna, la cual fue rechazada por ser considerada irrelevante y fantasiosa.

No es hasta 1914 cuando se convierte en director del Instituto Kaiser Wilhelm, en Berlín y profesor de física teórica en la Universidad de Berlín. Un año después, completa la Teoría de la Relatividad General.

En 1933 decide mudarse a los EU huyendo de la Alemania nazi, comienza a trabajar en el Institute for Advancen Study y en 1939 decide ejercer su influencia política, redacta la célebre carta al presidente Roosevelt, promoviendo el proyecto atómico para impedir la expansión nazi en el mundo. Durante sus últimos años trabajó en la teoría las cuatro Fuerzas Fundamentales, aún inconclusa.

Muere el 16 de abril de 1955 de un ataque al corazón.

Woody Allen, del estudiante mediocre a director

Reprobó “Producción Cinematográfica” en la Universidad de Nueva York.

Nacido en Nueva York en 1935, Heywood Allen Stewart Konigsberg es considerado como uno de los directores, actores y guionistas más representativos del cine moderno. Desde muy temprana edad se dedicó a vender chistes a famosos columnistas y cómicos como Ed Sullivan, Sid Caesar, Jack Para y Pat Boone.

Ingresó a la Universidad de Nueva York en 1953, sin embargo, siempre fue considerado como un estudiante mediocre, asistía a proyecciones de películas en lugar de sus clases. Terminó el primer semestre de la Universidad con un promedio muy bajo, reprobando, entre otras materias, Producción Cinematográfica. De acuerdo con sus profesores, Allen no era material para una Universidad y le aseguraban que nunca iba a conseguir trabajo. Abandonó la Universidad al iniciar el segundo semestre.

Dos años después logró su primer contrato en el programa The Colgate Happy Hour, actuó en distintos locales, apareciendo ocasionalmente en algunos programas televisivos. Sin embargo, no fue hasta 1960 que obtuvo su primera oportunidad como guionista y actor para el filme What’s new, Pussy Cat?, en este año conoce a Jack Rollins y Charles Joffe, sus agentes.

Allen ha sido reconocido por sus grandes escándalos sentimentales, en 1992 rompió su relación con Mia Farrow, para casarse con Soon-Yi, la hija adoptiva de su ex mujer. Para él, este momento es considerado como uno de los más asertivos y felices de su vida.

Cuenta con más de 30 títulos cinematográficos y ha sido galardonado con distintos premios – Premios BAFTA, Premios Goya, Premios César, el Príncipe de Asturias y Los Oscares- ganando en categorías como mejor director y mejor guión principal.

The Beatles, de músicos fracasados a leyenda

La primera empresa discográfica que los escuchó los rechazo por considerarlos sin futuro y sin talento.

Este grupo de rock británico es considerado como uno de los más importantes e influyentes en la historia del rock. De acuerdo con distintos críticos, su aparición modificó por completo la historia de la música moderna, otorgando a la música popular un papel trascendental en la sociedad contemporánea.

Sus inicios van de la mano con John Lennon, quien influenciado por la música y talento de Elvis Presley, decide formar un grupo de de rock junto con Paul McCarney y George Harrison con el nombre “The Beetles”, pasando por nombres como “Johnny and the Moondogs”, “Long John and The Beetles” o “The Silver Beatles”. Fue en agosto de 1960 cuando decidieron nombrarlo “The Beatles”.

Corría el año de 1962 cuando la agrupación realiza su primera audición discográfica para los ejecutivos de la empresa Decca Recordin. Luego de escucharlos, los ejecutivos aseguraron que eran músicos sin gran talento: “No nos gustan cómo suenan. Los grupos de guitarra ya se están agotando”, indicó uno de los personajes.

Ese mismo año, Brian Epstein logró que Geor Martín, productor de Parlophone – una subsidiaria de EMI Records-, aceptara realizar una prueba a la banda, obteniendo su primera sesión de grabación en Londres. El 6 de junio de 1962, la banda registró sus primeros cuatro temas – Besame Mucho, Love Me Do, P.S. I Love You y Ask Me Why-.

A partir de 1963, la llamada “Beatlemanía”, cobró vida, extendiéndose al mercado estadounidense.

 

Fuente:

Emprendedoresnews.com

Comments

comments