Home » Competitividad » Guía para enfrentar las mañanas de estrés

Guía para enfrentar las mañanas de estrés

MAÑANA DE ESTRESTener el ánimo al 100 durante una mañana de reuniones nos es fácil, pero hay ciertos hábitos que te ayudan más de lo que creerías.
Una alimentación rica en vitaminas y antioxidantes te brindará energía y te facilitará la concentración. Además, te evitarán los síntomas del estrés: dolor de cabeza, sueño, mal humor y antojo de azúcar, que hacen que busques las galletas o panecillos, muy comunes durante las reuniones de trabajo.

“No veo buenos hábitos en las juntas, pero cada vez hay más ejecutivos que se cuidan y tienen su comida en la oficina”, dice el consultor en desarrollo organizacional Rubens Núñez, a la revista Expansión, cuya suscripción está disponible en el Kiosco Digital de Grupo Expansión.
Si decides unirte a esta tendencia, no dejes de tomar en cuenta que ciertos alimentos y actividades físicas te servirán más que otros para darle batalla a esas mañanas de estrés.

4 hábitos y otros tips

Hábito 1. El día anterior a las 10 pm
Planear reduce el estrés de la reunión del día siguiente. Escribir las tareas ayuda a jerarquizarlas y a elegir las que no son urgentes. Esas actividades podrás realizarlas después de la junta. Hay que cenar ligero para descansar. Los azúcares y carbohidratos hacen trabajar el organismo en la noche. “Come espinacas, atún o ensalada y duerme de siete a ocho horas”, dice Angélica Turban, health coach de Successful Life, una consultora de salud para ejecutivos.

Hábito 2. 6:00 am
Es ideal hacer 15 minutos de ejercicio, como estiramiento o caminata. El desayuno es el alimento más importante del día. Los cereales integrales, como la avena o el pan de granos, tienen antioxidantes y dan energía. Es recomendable comer proteína animal, como huevo, queso y yogur, o vegetal, como quinoa y mantequilla de cacahuate. “Desayunar proteína y fruta me deja satisfecho hasta el mediodía”, dice Rubens Nuñez, consultor en desarrollo humano organizacional. En vez de café hay que beber té verde, de jengibre o de limón. La primera taza de café da energía, pero después irrita el estómago. Naranja, fresa, guayaba, kiwi y melón aportan vitamina C.

Hábito 3. 11:00 am
Hay que tomar un descanso y evitar las galletas y las frituras. Los alimentos procesados activan la digestión. “Tu energía se va al estómago”, dice Liz Rodríguez, médico del Colegio Mexicano de Bariatría. Es mejor comer manzanas, plátanos, zanahorias o pepinos. Nueces, almendras y cacahuates son otra opción. “La fruta es mi salvación en las juntas”, dice Federico Pérez, gerente general de ESET Latinoamérica, una empresa de tecnología.

Hábito 4. 2:00 am
Lo ideal es consumir alimentos sin harina, sin grasa ni empanizados. Es bueno comenzar por la ensalada para llenar el estómago con verduras. “Antes que comer algo frito es preferible sólo tomar agua”, dice Turban. El agua reduce la ansiedad, hidrata el cuerpo y alerta los sentidos. “Después de comer hay que dar una vuelta o caminar”, dice Rodríguez. Es importante ventilar el espacio. La acumulación de dióxido de carbono produce sueño y fatiga.

Más tips
Compañía: Siéntate al lado de alguien activo. Te contagiará su entusiasmo y su buena actitud. Evita sentarte junto a un apático
Respiración: Inhala, mantén el aire y exhala en cuatro, siete y ocho tiempos. Repítelo tres veces para reactivar la circulación.
Postura: Siéntate derecho, recargando espalda y hombros. Así te mantendrás interesado en la presentación y con los sentidos alerta.
Refrigerador: Es necesario para guardar alimentos frescos, como frutas, verduras y yogur. En un cajón ten barritas y Semillas.
FUENTE:CNN

Comments

comments