Home » ESTILO DE VIDA » Gripa, la enfermedad del invierno

Gripa, la enfermedad del invierno

¿Se pueden confundir fácilmente los síntomas de la grpa con los de la influeza?

Entre los síntomas de la gripe, que suelen comenzar unos dos días después de la exposición al virus, se incluyen los siguientes: Fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, molestias musculares, mareo, pérdida del apetito, cansancio, tos, dolor de garganta, moqueo nasal náuseas o vómitos, debilidad, dolor de oídos, diarrea. Los lactantes que contraen la gripe también pueden dar la sensación de estar muy inquietos de forma repentina o simplemente tener mal aspecto.

Los síntomas de la influenza son: Fiebre (generalmente más de 39Cº), Dolor de cabeza, Dolor muscular intenso, Cansancio intenso,  Tos seca, Ardor y/o dolor de garganta, Congestión nasal. En los niños se puede presentar nausea, vómito y diarrea más frecuentemente que en los adultos.

La Academia Americana de Médicos de Familia (American Academy of Family Physicians o AAFP), la Academia Americana de Pediatría (AAP) y los CDC recomiendan priorizar a los siguientes grupos de riesgo (y a las personas que conviven con ellos):

·         Cualquier persona a partir de los 50 años

·         Todos los niños, desde los 6 meses hasta los 4 años

·         Las mujeres que estarán embarazadas durante la temporada de la gripe

·         Cualquier persona que tenga el sistema inmunitario debilitado

·         Residentes a largo plazo en centros asistenciales, como las residencias de ancianos

·         Cualquier niño o adulto que padezca una afección médica crónica, como el asma

·         Todas las personas que trabajen o vivan con lactantes menores de seis meses, niños menores de 5 años o Adultos de a partir de 50 años

·         Personal asistencial que tenga contacto directo con los pacientes

·         Cuidadores de cualquiera que pertenezca a un grupo de alto riesgo

·         Personas que conviven con alguien que pertenece a un grupo de alto riesgo

No existe garantía para impedir el contagio, ni siquiera el hecho de vacunarse. Evitar las aglomeraciones puede ayudar, pero es imposible mantener a los niños pequeños encerrados todo el día en casa.

Acciones que evitan el contagio:

·         Lavarse las manos a conciencia y frecuentemente, utilizando agua y jabón, sobre todo después de utilizar el baño, toser o estornudar y antes de comer.

·         No recoger nunca pañuelos de papel usados.

·         No compartir nunca vasos, cubiertos, platos y otros utensilios alimentarios.

·         No ir a trabajar ni al colegio y quedarse en casa mientras se tiene la gripe.

·         Cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo de papel cuando se estornuda o tose y luego tirarlo a la basura. Si no se dispone de un pañuelo de papel, toser o estornudar sobre el antebrazo, no sobre las manos.

En cualquier caso es importante consultar un médico para que establezca el diagnóstico y tratamiento adecuado y oportuno.

Comments

comments