Home » Competitividad » Entrevistas laborales a la hora del almuerzo

Entrevistas laborales a la hora del almuerzo

Tener una entrevista de trabajo durante un almuerzo puede ser más llevadero porque un restaurante es un entorno más informal que una oficina, pero también puede tener dificultades adicionales. En efecto, aquí deberá lucir sus modales en la mesa al tiempo que muestra sus capacidades laborales.

Como cualquier entrevista, debe llegar a tiempo aunque sepa que va a tener que esperar unos minutos.  Aunque parezca una situación informal, vístase como si fuera a la oficina. Recuerde que sigue siendo una entrevista y debe comportarse como si estuviese en una.

No entre al local antes de que llegue quien vaya a entrevistarlo. Si no existe otra opción porque está lloviendo o porque entorpece la circulación de personas, siéntese a la barra pero aún no ordene nada.
Cuando hayan llegado todos, pida su mesa.

Espere a que su entrevistador pida las bebidas, sólo en caso de que él o ella pida vino tome usted una copa.  Como durante toda la comida, debe intentar comportarse como lo hacen todos los demás. Si le toca elegir primero su plato, pida algo que no sea ni muy caro ni demasiado barato.
De ser posible, espere a que los demás pidan sus platos para saber cuál debería elegir.

Las comidas como las pastas, el pollo frito u otros platos que lleven salsas pueden ser algo difíciles de comer. Intente elegir algo que pueda comerse con bocados fáciles de manejar.

Servilleta en la falda, codos lejos de la mesa, cigarrillos prohibidos, y los dedos sólo deben tocar los cubiertos.

Debe comer la mayor parte de la comida que ha ordenado, aunque le parezca espantosa.
Intente no dejar escapar ningún sonido durante el proceso.

Sólo hable entre bocado y bocado. Si le preguntan algo cuando usted tiene un trozo de carne en la boca, espere a tragarlo.  Si lo hace con tranquilidad y aún sostiene la mirada, los demás entenderán y esperarán a que pueda hablar.

Siga el ritmo de los demás comensales. Si termina demasiado pronto será visto como un glotón, si va demasiado lento los demás deberán esperarlo.

Sólo si los demás lo hacen, pida un postre.  Aunque no haya terminado de comer, si los demás deben irse usted también retírese del local.

Y dé por sentado que la empresa paga la cuenta.

Comments

comments