Home » Competitividad » Empleados sin trabajo, la última modalidad de la crisis

Empleados sin trabajo, la última modalidad de la crisis

imagesPérdida de empleo, reducción de horas extras (que permitía ganar un poco más de dinero), rebajas de salarios, o conversión de la tarea desarrollada en otra que demanda más tiempo pero no mayores ingresos, solían ser el producto de las crisis económicas por las que atravesaban varios países latinoamericanos y sus respectivas instituciones, públicas y privadas.

 Sin embargo, en los últimos tiempos también se ha podido observar otro de los productos de esta crisis laboral, que es la presencia de un tipo de trabajo casi paradojal: el de los trabajadores sin trabajo, es decir empleados de instituciones privados o públicas que siguen cumpliendo con sus horarios de trabajo, pero casi sin ningún tipo de actividad productiva.

 Esta paradoja se debe al hecho de que a muchas empresas les resultaría más costoso indemnizar a trabajadores con muchos años de servicios a la compañía, para luego tener que contratar a otros (cuando los tiempos mejoren) en los que también deberán invertir dinero en su capacitación, sin seguridad de resultados, antes que mantener a su plantilla estable, aún sin funciones. 

 Trabajadores en la cornisa 

Sin embargo, nada es seguro en estos tiempos, por lo que el hecho de que las empresas tomen la decisión de despedir a cierta parte de su personal en determinado momento, no significa que el día de mañana, si la situación no repunta, finalmente lo haga.

 Muchos de los empleados que atraviesan por esta situación conocen esta realidad, por lo que no saben hasta que punto el trabajo del no trabajo terminará siendo, sencillamente, el no trabajo. Por eso, los fantasmas de engrosar el número de desocupación se agitan en ellos de forma permanente.

 Además, esta situación de inactividad los angustia y aburre, y los hace sentir descalificados, con baja autoestima y con una gran falta de motivación, por lo que muchas veces el poco trabajo que deben realizar estas personas también se hace de una firma ineficiente.

 Así, se entra poco a poco en un círculo vicioso donde aumenta la inquietud y baja la atención al poco trabajo que tienen que realizar, por lo que el cada vez mayor grado de tensión que cargan bajo sus espaldas los hace ser cada vez menos productivos.

 Y para peor, esta falta de concentración y mayor incertidumbre, se conjuga con un ambiente externo muy complejo, donde impera la ley del sálvese quien pueda, y los rumores abundan por todas partes.
Si bien algunas empresas tienen un conocimiento sobre este tipo de situaciones, la mayoría, debido a su propia situación de crisis, se encuentran más abocadas a otro tipo de tareas más urgentes, con el único objetivo de no llegar a la quiebra.

 Y aún las que han detectado el problema, también tienen varios problemas a la hora de implementar acciones tendientes a aliviarlo, ya que en muchos casos les es muy difícil poner en práctica algún tipo de programas de contención, pues justamente, están atravesando por etapas de poco presupuesto.

 Casi todos los empleados que se encuentran en esta situación, coinciden en afirmar que experimentan una mezcla de sensaciones, ya que por un lado deben vivir todas las situaciones anteriormente descriptas, pero por otro, deben agradecer el privilegio de tener todavía rengo el empleo y gozar del sueldo. 

 Por eso, teniendo en cuenta que estos trabajadores aún no se pueden considerar dentro de las estigmatizadas filas de los desempleados, y que todavía existen oportunidades de que la situación mejore, los expertos recomiendan mantener la calma, para lo cual será esencial evitar los tiempos muertos. Para esto último, ofrecen tres sugerencias:

 1.     Aprovechar el tiempo libre para fomentar la creatividad y el ingenio aplicado al ámbito laboral, pensando en nuevas innovaciones, productos, o servicios que le puedan presentar a sus superiores.

2.     Ofrecer la colaboración a otros empleados de la compañía, con el fin de mostrarse productivos y útiles para la empresa.

 3.     Aprovechar las conexiones a Internet para buscar más información sobre la tarea desempeñada y poder capacitarse más en su realización, o bien, en el plano personal, realizar cursos online  sobre alguna tarea que pueda ofrecerles algún tipo de ingresos en el futuro, o bien navegar por portales laborales para ir viendo otras alternativas de empleo.

Comments

comments

2 comments