Home » Competitividad » El éxito laboral y la felicidad

El éxito laboral y la felicidad

exito laboral y felicidadSuele asumirse que hay una trayectoria laboral específica que uno debe tratar de seguir para alcanzar el éxito: 1. Conseguir un trabajo con buenas perspectivas de ascenso. 2. Trabajar duro y sacrificar todo por el trabajo. 3. Todo ese trabajo duro lo hará exitoso. 4. El éxito lo hará feliz. Y aunque así es como la mayor parte de la gente ve el trabajo, los últimos estudios sobre felicidad demuestran que este modelo está mal, en todos sus niveles.

La señal más clara de que este modelo mental es falso probablemente sea la cantidad de hombres de gran éxito laboral que se sienten desdichados. Usted conoce el estereotipo: el ejecutivo de 50 y algo que, sí, obtiene un salario estelar y tiene un hermoso auto, pero que odia su trabajo, se está recuperando de una operación de bypass doble, es odiado y temido por sus empleados, acaba de tener su tercer divorcio y sus hijos se niegan a hablar con él.

Estas son las 3 principales razones científicas por las que este modelo de vida laboral es una farsa:

1. Se terminan sacrificando las dos cosas más importantes en la vida De acuerdo a la psicología positiva (el estudio científico de la felicidad), los dos factores principales que contribuyen a una vida feliz son una buena relación amorosa, y amistades duraderas y profundas. Los estudios muestran que los hombres que tienen relaciones sólidas viven seis años más, en promedio. Usted no tiene que casarse, pero una relación amorosa con su pareja o su compañero de vida es esencial para su bienestar mental y físico. Sacrificar el amor y la amistad en pos de su progreso profesional implica priorizar algo que, con toda probabilidad, no lo hará tan feliz como las dos cosas más importantes.

2. Uno siempre se queda con ganas de más Digamos que usted consigue ese ascenso, bono o aumento de sueldo por el que tanto se ha esforzado. ¿Eso lo hace feliz? Lo más probable es que usted simplemente reajuste sus expectativas y empiece a pensar en el siguiente avance. Así es como funciona nuestra mente: cuando queremos algo (cualquier cosa), estamos convencidos de que nos hará felices. Una vez que lo logramos, empezamos a tomarlo como algo normal y pasamos al siguiente deseo – sea lo que sea. Los estudios han demostrado que la felicidad depende, en gran medida, de sentirse agradecido por lo que uno tiene, no de conseguir más cosas de forma constante.

3. El progreso profesional carece esencialmente de sentido Por último, la verdadera satisfacción laboral no proviene de conseguir un aumento de sueldo. De hecho, los estudios demuestran que conseguir un aumento de sueldo o un ascenso sólo hace que la gente sea un poco más feliz durante unas dos semanas. Y, si bien las empresas podrían resolver darle aumentos al personal cada dos semanas, no creo que sea un modelo de negocio viable.

La verdadera felicidad laboral proviene de ser bueno en lo que uno hace y de hacer un trabajo significativo que realmente ayude a alguien. No estoy diciendo que todos tengamos que unirnos a Greenpeace y trabajar por el medioambiente, pero si usted sabe que el trabajo que realiza hace del mundo un lugar mejor, de alguna manera, eso le dará un significado y un propósito – que es la principal fuente de satisfacción laboral.

Comments

comments