Home » ESTILO DE VIDA » El deterioro óseo se suma a las complicaciones de la diabetes

El deterioro óseo se suma a las complicaciones de la diabetes

La lista de complicaciones de la diabetes tipo 2 es larga: enfermedades vasculares y cardíacas, problemas de los ojos, daños nerviosos, enfermedades renales, problemas de audición y la enfermedad de Alzheimer. Los médicos desde hace mucho pensaban que la osteoporosis era otra consecuencia de la diabetes tipo 2 y según un estudio de Mayo clinic publicado en la Revista de Investigación ósea y mineral, esto queda confirmado: definitivamente se pueden sumar problemas con el esqueleto a la lista.

“Esta es la primera demostración, realizada a través de medidas de la fuerza de los huesos del cuerpo, del compromiso del material óseo en los pacientes con diabetes tipo 2. Claramente se debe reconocer al esqueleto como otro objetivo importante de la diabetes”, comenta el Dr. Sundeep Khosla, endocrinólogo de Mayo Clinic y autor experto del estudio.

Los estudios anteriormente realizados sobre el tema revelaron que los pacientes con diabetes presentaban fracturas con niveles de densidad ósea superior al de la población normal, lo que señalaba la presencia de algo diferente en la “calidad” de los huesos.

Los científicos de Mayo validaron esa suposición mediante un estudio clínico de 60 mujeres posmenopáusicas, 30 de las cuales padecía diabetes tipo 2. Los científicos utilizaron un nuevo medio (OsteoProbe®) para realizar pruebas con micro hendiduras en la tibia (ocasionando una fractura microscópica, en realidad) para medir la fuerza del material óseo. Al comparar los casos frente al grupo femenino de control, cuya edad oscilaba entre 50 y 80 años, el grupo con diabetes tipo 2 tenía un material óseo mucho menos fuerte. No hubo diferencia entre la micro arquitectura del hueso o densidad ósea de ambos grupos. El estudio reveló que las mujeres diabéticas con material óseo menos fuerte también habían mostrado niveles altos de hiperglicenia en el transcurso de la última década, planteando la posibilidad de un efecto potencialmente nocivo de la glucosa mal controlada sobre la calidad de los huesos.

El mensaje principal del estudio es que las medidas tradicionales subestiman el riesgo de fracturas en los pacientes con diabetes tipo 2, y la menor fuerza del material óseo (o calidad ósea) es claramente una consecuencia posterior de la enfermedad. Esta nueva tecnología puede ayudar en el estudio de otras afecciones en las que se producen fracturas con una densidad ósea mayor a lo anticipado, explica la coautora del estudio y reumatóloga, Dra. Shreyasee Amin La doctora dice que esto será especialmente relevante para muchos tipos de artritis autoinmune en los que se emplean glucocorticoides, como es el caso de la artritis reumatoide. El equipo anota que es preciso investigar más porque fue un estudio pequeño y en una población limitada. Los estudios se financiaron gracias a los Institutos Nacionales de Salud, que incluye el financiamiento proveniente del Premio a la Ciencia Clínica y Traslacional de Mayo Clinic.

Comments

comments