Home » Marketips » De comunidades virtuales a redes sociales

De comunidades virtuales a redes sociales

Twitter, Facebook, Instagram y Pinterest son algunas de las comunidades virtuales a las que se puede acceder con toda facilidad hoy en día. Todos son proyectos privados que crean espacios públicos virtuales en donde nos informamos, hacemos negocios, nos divertimos o nos comunicamos con quienes queremos. Estas comunidades tienen sus técnicas y reglas para enlazarte con otro, y sólo entonces se crea una red social.

Me centraré en el popular Twitter: Abres una cuenta, creas un perfil real o anónimo, personalizas el diseño de tu página, empiezas a seguir amigos, personas admiradas e interesantes… y a twittear se ha dicho. En general, las personas lo hacen por el simple albedrío de escribir en 140 caracteres lo que les dé la gana y usarlo como un neo-SMS. Una aplicación de servicio y comunicación personal.

Pero, para muchos, Twitter se ha convertido en un medio más de trabajo y comunicación. Si es tu caso, van algunas ideas basadas en las diversas visualizaciones que hemos podido observar y comprender desde la perspectiva de la ciencia de redes (#NetSci). Haré un repaso por los factores que influyen, para que de ser un punto pequeño, puedas crecer, integrarte a un grupo de seguidores y te sumes a una red que te hará mucho más visible.

Dar Follow: Es importante que te metas en el mundo y des Follow a las personas y entidades que se pueden interesar en ti o en lo que haces. No te preocupes por la cantidad que resulte; el asunto es que te sirva para consultar tu mundo e intereses. Leer los periódicos, revistas, maestros en tu profesión u oficio. Dar Follow es el conector primario en Twitter, es lanzar los primeros hilos de nuestra red personal.

Followers: Son aquellos que, en plena libertad y cuando quieran, te pueden seguir o dejar de hacerlo sin preguntarte nada. Todo dependerá de tu capacidad de atraer cada vez a más personas, dar Follow a nuevos usuarios e iniciar el tejido inverso; recibir un Followback. No te frustres si un actor de Hollywood llega a un millón de followers en su primer día y tú apenas logras 500 en un año. Créeme: en Twitter, el tamaño no importa. El tema no es cuántos followers tienes, sino cómo interactúas con otros.

Tuitear: ¿Cómo usar esos 140 caracteres? ¿Soy persona, medio de comunicación, ONG o empresa? ¿Cuántos twitts al día debe enviar un usuario como el que soy? La creatividad y reactividad son vitales para atraer nuevos followers. Un diario puede enviar 120 twitts al día, los demás no podemos atosigarnos de información y la prudencia rinde frutos.
La [email protected]: Es el identificador básico de Twitter. Le llaman mencionar o arrobear al hecho de enviar algún documento interesante a alguien que sigues o te sigue, a efecto de intentar llamar su atención sutilmente o, bien, puedes usar la arroba para referirte a la fuente de determinada información. No acoses gente, por favor (si no es tu propósito), pero tampoco te niegues a enviarle algo a uno de tus followers, por ejemplo.

El hashtag (#): Es uno de los marcadores fundamentales de temas o tópicos en Twitter. Usa hashtags que ya existen, no trates de inventar, ahorra energía y tiempo. Si tienes que crear algunos que te identifiquen a ti o a tu marca, piensa fácil, corto y comprensible. #LadyPROFECO es un ejemplo, dado que fue vital en la creación de una red de presión que terminó con el trabajo del padre de una chica prepotente. El hashtag une e identifica. Expertos e interesados en Twitter buscan por hashtag para darse una idea de lo que se habla respecto a un tema concreto.

ReTwittear: Es muy importante que tejas hilos al dar RT a alguien y al verificar la cantidad de RT que otros te dan a ti. Es un marcador fundamental de diálogo y despliegue. Es un indicador claro de qué tanto gustan tus twitts… para rediseñar y volver a empezar. Ganar prestigio toma tiempo.

Responder: Es importante y de mínima sociabilidad el responder a quienes te preguntan algo o agradecer comentarios buenos y gestionar los malos. A dar la cara por los últimos permanentemente. Así es también en la vida real.

A continuación, te muestro la manera en que se tejen en Twitter diversos medios y actores públicos.

Caso 1. Milenio: Como los grandes medios nacionales, los cuales muestran canales unidireccionales que no tejen red a pesar de contar con una gran cantidad de usuarios. A esto le llamamos “formación de pavorreal”.

Caso 2. Pájaro Político: Como muchos medios online, cada día hacen tejidos más grandes y logran más alcance que los medios tradicionales. El gran problema de este tipo de nuevos medios es su baja interacción con públicos ávidos de ser parte de su red. Ambas formaciones impedirían cazar un solo pez.

Caso 3. Personalidades. Denisse Dresser, Federico Osorio Chong o Pedro Ferriz aparecen en una formación de “araña” y muy lejanos del centro de la discusión analizada. A pesar de contar con muchos followers, no tejen red.

Caso 4. Medios bien enredados. En la siguiente visualización puedes ver cómo una serie de medios de comunicación hacen sistema frente a temas concretos, por ejemplo, salud pública. Puedes observar una muy bien tejida red de intercambio de contenidos e información.

De modo que, cuando twitteas y no emites @, #, das o recibes RT y respondes, simplemente no haces red. Tienes una voz y opinión que tienen pocas posibilidades de dispersarse y hacerse oír.

Twittear apropiadamente no es un tema intuitivo, sino de intencionalidad. La estadística lineal es engañosa y no muestra cómo se hace “red”. Por el contrario, la ciencia de redes nos permite hacer minería, para que mediante los mentados marcadores puedas saber cómo existe e impacta en toda comunidad o red social tu perfil, organización o producto.

Para más estudios y/o servicios al respecto puedes consultar nuestro micrositio para Ciencia de redes: http://redes.mesura.org/ Carlos Páez Agraz

redessociales4

Comments

comments