Home » Competitividad » CREANDO UN BUEN CURRÍCULUM

CREANDO UN BUEN CURRÍCULUM

buen curriculumUn currículum representa a una persona aun cuando la misma no está presente. Más allá de que el empleador lo reciba por mail, fax o impreso, la composición, apariencia y contenido del currículum va a dar una primera impresión que va a quedar por siempre asociada a ti. Esa impresión puede ser o favorable o la causante de que tu currículum (CV) termine en la basura. La mejor manera de causar una primera impresión favorable es entender cómo armarlo para que resalte tus aptitudes. Para confeccionar un buen currículum, el postulante debe entender los fundamentos de su creación. Lo primero a tener en cuenta es entender cuál es el tipo de CV más acorde al perfil que uno tiene (experiencias + empleo al que uno se quiere postular). Existen tres tipos comunes: el currículum cronológico, el funcional y el híbrido. El más utilizado es el cronológico. Este tipo enlista los empleos realizados en orden cronológico inverso. El tipo de curriculum que se focaliza más en las habilidades que en el historial es el funcional. Con este tipo, el postulante busca poner énfasis en sus logros y habilidades ganadas. Los profesionales que entienden la diferencia entre este tipo de CV son más propensos a elegir el formato que más les sirva para el perfil que buscan. Por último, el tipo de currículum que ofrece mayor flexibilidad es el híbrido, que combina ambos tipos. Hay elementos básicos que cualquier tipo de CV debe incluir, sin importar su formato. Estos elementos son, en efecto, secciones que el postulante necesita agregar y completar de forma mandataria. Estas secciones, o categorías, incluyen la cabecera, el resumen de aptitudes, educación, experiencia laboral, habilidades, actividades y/o logros. La cabecera del currículum es la sección que incluye el nombre y los datos de contacto (obviamente esta información es crítica). Es importante siempre incluir, no sólo un teléfono de contacto, sino una dirección de correo. También debe incluir un “resumen de aptitudes”. Esto le dirá al empleador quién es el postulante y qué puede brindarle al puesto de trabajo requerido. Anteriormente, se usaba un “objetivo” en vez de un resumen sin embargo, debido a la competitividad del mercado laboral, un resumen ayuda más al postulante a venderse a sí mismo ante empleadores. Típicamente consiste de 40 palabras, y no más de 50. Si no está bien escrito, un seleccionador puede descartar el resto. La sección de “educación” debe listar las escuelas y universidades a las cuales el postulante ha ido, las fechas de graduación y, en lo posible, los promedios. De todos modos, si los promedios no son buenos, conviene dejarlos afuera. Las experiencias laborales deben indicar el nombre de la empresa o compañía para la cual se ha trabajado, la ciudad y el estado donde está localizada, la posición, el rango de cuánto se trabajó (mes y año) y una breve descripción de las tareas realizadas. Bajo la sección de “habilidades”, se debe listar de forma prolija las habilidades profesionales que piensas que valen la pena. Debe ser específico, nada general. Si una persona es familiar con algún tipo de software o aplicación, debe también incluirse en esta sección. El postulante debe considerar al currículum como una herramienta de marketing personal que lo ayudará a venderse mejor. Debe incluir cosas que lo hagan único o especial, para sobresalir del resto. Debe tener un carácter positivo, y ser de alto impacto para que el empleador vea por qué el dueño de ese CV es el más apto para el puesto que está buscando ocupar. En el mundo de las ofertas de empleo, es crítico que los postulantes sepan presentarse y venderse y, el primer paso a esto, es un currículum prolijo y correcto. FUENTE: bumeran.com.mx

Comments

comments