Home » Competitividad » Conozca sus habilidades… y aprenda a “venderlas”

Conozca sus habilidades… y aprenda a “venderlas”

La mejor forma de encarar una búsqueda de trabajo es empezar por saber qué es lo que usted puede ofrecer a su potencial empleador. Luego tendrá que saber cómo “vender” ese producto a quien lo entreviste.

En estos tiempos, en que el mundo cambia cada día, cuando las necesidades del mercado laboral se diversifica cada vez más, es importante poder reconocer las habilidades que hemos acumulado a lo largo de nuestra vida. Se sorprenderá al reconocer los conocimientos que le han dado las diferentes experiencias en los diferentes trabajos.

La compañías, al buscar cubrir un puesto de trabajo, buscan dos cosas principales: que la persona posea las habilidades necesarias y que la persona encaje en la compañía.

Las habilidades sirven para realizar el trabajo que se le pide mientras que encajar en la compañía dependerá de algo más subjetivo como pueden ser sus valores, sus gustos, su ideología, su forma de trabajo que deben servir o ser lo que la compañía necesita.

Las habilidades: técnicas y
personales

Existen dos tipos de habilidades, las técnicas y las personales. Las habilidades técnicas son aquellas necesarias para realizar ciertas tareas, estas incluyen su capacidad de trabajar con herramientas como computadoras, máquinas, números, cuentas, idiomas, procesos legales, administrativos o económicos. Las habilidades técnicas también incluyen especializaciones como programación de computadoras, uso eficaz de sistemas de cuentas, conocimiento general de la industria en la que se maneja.

Las habilidades personales, también llamadas blandas, se reflejan en la personalidad. Aquí se incluyen la eficiencia para realizar con precisión el trabajo que le fue asignado, la dependencia o independencia con la que realiza sus tareas, el profesionalismo, la camaradería, la discreción y hasta el trato con sus colegas.

Cada trabajo que ha hecho en su vida le ha aportado puntos en cada una de estas habilidades, no es algo que una compañía pueda quitarle. Esto es mucho más valioso que un listado de los puestos que ha ocupado, esto es a lo que se le llama el fruto de la experiencia.

Realice el listado de sus habilidades. Si le resulta más práctico puede darse un puntaje en cada campo nombrado. De esta forma usted podrá saber cuáles son sus habilidades y así podrá tener una idea más precisa de qué es lo mejor que puede ofrecerle a un potencial empleador y cuáles son sus posibilidades en determinado puesto. No es algo sencillo de hacer porque es difícil reconocer las habilidades en uno mismo.

Lo primero que deberá hacer es un listado de las cosas que le gusta hacer. Cada una de ellas, aunque no sean trabajos formales, aportan algo a su paquete de habilidades. Sean hobbies, actividades extracurriculares, deportes, alguna experiencia importante en su vida  o algún gusto que se da por semana.
De cada una de estas actividades piense en qué le aporta a su paquete de habilidades, luego podrá tener una mejor idea de qué puntaje asignarle a cada una de ellas. Compare el perfil que ha realizado de usted mismo con los anuncios de trabajo que encuentre en los periódicos en Internet. Muchos sitios incluyen avisos con calificaciones como la que usted acaba de hacer.

Su eslogan

Una vez que haya visto como funciona, escriba en pocas oraciones, cuatro o cinco, los puntos más sobresalientes. Algo que resuma sus habilidades y que un posible entrevistador pueda recordar con facilidad. Es una forma de vender el producto que está ofreciendo, una forma de publicitarse a usted mismo. “Fui asesor de cuenta por 10 años en un importante banco. Desarrollé una gran habilidad en números y manejo de cuentas y programas de computadora relacionados con ellas. Mi equipo de trabajo logró mientras yo estaba a cargo un aumento del 30% en la productividad gracias a una nueva metodología que diseñé y desarrollé.”

Los entrevistadores querrán oír de usted lo que ha hecho en los puestos que se ha desempeñado. Quieren oír oraciones construidas alrededor de verbos como diseñé, implementé, organicé, planifiqué, proyecté, entrené, desarrollé, etc.

En lo posible nombre cifras precisas o estadísticas en las que se expresen su influencia en los cambios. Cuánto tiempo, cuánto dinero, qué porcentaje, cuántas unidades, grado de dificultad, nivel de competencia, etc.

Hable de los resultados, de los aumentos de las ganancias, de la reducción de los costos, del aumento de la competitividad, de la reducción de los costos operativos, de los aumentos de las ventas, etc.

Comments

comments