Home » Competitividad » Cómo pedir una carta de recomendación

Cómo pedir una carta de recomendación

carta recomendacionSi se ha presentado, o se está por presentar, a una entrevista laboral, es muy posible que le soliciten una carta de recomendación de ex empleadores. Aquí, algunas claves para saber como, y a quién, debería pedirla
Tener buenas referencias, puede ser clave y decisivo para lograr un puesto de trabajo. Por eso, es importante que antes de presentarse a una entrevista para un nuevo trabajo, verifique algunos puntos referentes a la acreditación de sus antecedentes.

En este sentido, será importante que arme y compile una lista de referencias, incluyendo cartas de recomendación, para poder tenerlas a mano en el caso de que un potencial empleador se las solicite, o incluso si desea mostrárselas aunque no se la requieran.

Fuentes de referencias

Con el fin de obtener estas referencias, muy posiblemente se preguntará a quienes debería dirigirse para que se las proporcionen.

Para esto debe saber, antes que todo, que en promedio los empleadores verifican tres referencias de cada candidato, por lo que entran en contacto con más de una persona para comprobar sus datos.

Por eso, es muy importante que sepa bien de que ámbitos provendrán sus referencias y que escoja asimismo la gente correcta, que podría presentarlo bien ante sus potenciales empleadores.

En este sentido, es necesario que acuda a gente responsable y de confianza, que pueda confirmar que usted trabajó allí, su título, una razón positiva para dejar el empleo y otros detalles que serán favorables para usted.

También es muy importante tener una buena idea de lo que ellos dirán acerca de su personalidad y desempeño profesional. En este sentido, es también perfectamente aceptable que utilice referencias de otras fuentes, además de sus empleadores.

Para esto, debe saber que los conocidos con los que ha entablado negocios, los profesores, los consejeros académicos, los clientes, e incluso ciertos vendedores pueden ser fuentes muy buenas de referencias, así como también los líderes religiosos o determinados miembros de organización civiles.

Por eso, si piensa abandonar un trabajo (por supuesto en buenos términos), es importante que pida una carta de recomendación a su empleador.

Esto también será útil para que en el futuro no pierda la pista de los empleadores previos, lo cual, sumado a la posibilidad de tener documentación y credenciales a mano, le facilitará mucho esta tarea de búsqueda de referencias para presentar a sus potenciales empleadores.

Y si todavía no lo ha hecho, debería saber que nunca es tarde para volver a sus antiguos trabajos y pedir estas cartas para incluirlas en sus archivo personal, incluso si no las necesita en el presente.
Pidiendo una carta de recomendación

En primer lugar, debe saber que nunca debería preguntar “¿Podría escribir una carta de referencia para mí?” Esto es así por que casi cualquier persona puede escribir estas cartas, tenga o no un mínimo de consideración hacia su trabajo, pero sería importante que, además, el contenido de la misma sea verdaderamente positivo, y vaya más allá de lo previsible.

Por eso, la pregunta debería ser “¿Siente que mi trabajo fue productivo para su empresa? Y así, ante la respuesta afirmativa, debería repreguntar si podría escribir una carta de recomendación que incluya sus logros.

De esta manera, quien escriba sus referencias nunca redactará una carta que se lea como de compromiso, pues si no estuvieron conformes con su trabajo, posiblemente no se lo harán saber y le escribirán una inocua carta de recomendación, pero si le contestan positivamente, podrá asegurarse de que será muy útil presentar esa carta, pues estarán entusiasmados con su desempeño y muy posiblemente escribirán una carta realmente positiva, además de responder muy bien ante la llamada de su potencial empleador.

Para facilitarles el trabajo, podría ofrecerse a proporcionarles una copia actualizada de su currículum, y de la información sobre las tareas desarrolladas en la empresa, para que quien vaya a escribir la carta tenga una buena idea de lo que hizo en la empresa y de lo que necesita actualmente como referencia, para presentar ante la persona que lo vaya a entrevistar.

Pero sea de parte de un empleador, un conocido, o de cualquier persona con la que haya trabajado, es importante estar preparado para recibir, y no dejar de agradecer, una respuesta negativa frente a la solicitud una carta de recomendación, sobre todo si la misma se da de una manera gentil y diplomática.

De hecho, una “supuesta” referencia positiva si usted presiona para que le escriban esa carta, podría causar mucho más daño que una negativa. Los empleadores son generalmente buenos para leer entre las líneas, y sabrán entender cuando un ex empleador no está dándole, en realidad, buenas referencias.

Por último, debe saber que además de las referencias, también le podrían pedir información para contactarse con su supervisor actual, lo cual podría poner en riesgo su empleo, ya que sus empleadores sabrán que está planeando marcharse.

Sin embargo, la mayoría de los potenciales empleadores sabrán entender que usted les niegue el permiso de contactarse con él, pues podría arriesgar su posición actual. Por eso, la mayoría no le pedirá cartas de referencia o información de contactos sobre su trabajo actual.

Comments

comments