Home » Competitividad » Cómo pasar de junior inútil a líder en potencia

Cómo pasar de junior inútil a líder en potencia

Él gozaba de una vida llena de lujos y diversión; ya había trazado su futuro: no hacer absolutamente nada. Pero un día, frente al lecho de muerte de su madre, prometió convertirse en alguien productivo, en un ejemplo a seguir.

Eligió un camino: la política. Decidió contender por una Presidencia Municipal en Chiapas, un estado donde la pobreza es una cruda realidad.

¿Puede alguien cambiar radicalmente su vida? ¿Es posible meterle materia gris a alguien de la vida real que sólo está acostumbrado a alzar la mano y recibir dinero sin ningún esfuerzo?

Este junior alcanzó su objetivo de ser presidente municipal y, aún más, empezó a escalar, hasta que, años después, logró un cargo importante en la Secretaría de Gobernación. Pero su ascenso no fue un milagro.

Su caso llegó a las manos de Alfredo Paredes, director general de Capitol&Consulting, una firma especializada en el desarrollo e implementación de procesos de liderazgo, quien asegura que sí hay condiciones para sacarle brillo a un diamante en bruto y para impulsar a alguien que ha vivido en la luna.

La raíz sí importa

Las habilidades de un líder se descubren, no se adoptan. Para lograrlo, hay que hurgar en tu interior, resolver tus problemas psicológicos, superar miedos, disminuir fobias, resolver conflictos internos y hasta acabar con vicios.

Capitol&Consulting desarrolló un cuadernillo con seis criterios de comportamiento para sacar el líder que todos tenemos dentro:

  1. Adentrarte en el “yo”. Que identifique su experiencia y percepción de sí mismo. Se trata de un simple ejercicio de autoconocimiento, que permita posteriormente descubrir tu potencial de liderazgo.
  2. Identifica tus “puntos rojos”. La idea es que detectes tus carencias, conflictos o debilidades; a partir de ello, podrás conocer tus alcances para superarlos.
  3. Ubica tus virtudes. Aquí tienes la posibilidad de reforzar tus habilidades, capacidades, valores y fortalezas. Aquí debes reconocer que a toda debilidad corresponde una cualidad.
  4. Define tus responsabilidades. Lo importante es que entiendas cuál es el rol que debes asumir como parte de la empresa, centrarte en el espacio de poder que debes ocupar.
  5. Que tengas los pies plantados en la tierra. Es necesario que tengas claras las oportunidades y expectativas que genera tu posición de líder. El objetivo es que ubiques con precisión hacia dónde debes apuntalar tus esfuerzos.
  6. Administrar tu poder. Clasifica los elementos que juegan a tu favor y los que podrían convertirse en una amenaza.

FUENTE: FORBES

Comments

comments