Home » Competitividad » Cómo conseguir un ascenso en el trabajo

Cómo conseguir un ascenso en el trabajo

Ser promovido no es algo que sucede porque sí. Un ascenso es algo que debe buscarse, pero sin descuidar las tareas cotidianas. Construya sus oportunidades de progreso laboral y logra esa promoción tan ansiada.
Muchos expertos dicen que el día en que uno comienza un trabajo debe estar pensando en cómo conseguir el siguiente. Aunque esta parecería una filosofía extrema es, en parte, cierta. Lo que no quiere decir que deba descuidar su trabajo actual. Descuidar su trabajo sería no planear su día con antelación, no saber qué es lo que tiene que haber logrado al final del día, intentar hacer el mínimo posible, pensar que ya no es necesario capacitarse en nuevos conocimientos y herramientas, quejarse por todo, culpar a los demás y no trabajar en equipo.

Las promociones no llueven del cielo, no es algo que se recibe, es algo que se busca consciente o inconscientemente. Son la consecuencia lógica a una forma de trabajo, a un camino realizado, y a la adaptabilidad. Porque en nuestros tiempos en los que la globalización y las nuevas tecnologías se introducen cada vez en la vida de todos, los empleados deben ser capaces de armar sus propias hojas de ruta. En nuestros días un avance en una carrera profesional no siempre implica un movimiento vertical, a veces es necesario hacerse a un lado para seguir avanzando.

Dime con quién andas…

Los estudios recientes indican que cuatro de cada cinco promociones están relacionadas con los contactos que tenía la persona promovida dentro de la empresa. Esto no quiere decir que no fuese la persona más indicada sino que era la persona que quienes tienen el poder de decisión conocían y podían saber que era la indicada. Si un empleado es un desconocido para sus superiores, no exista forma de que ellos sepan que es capaz y que puede desarrollar funciones con mayores responsabilidades. La manera más sencilla de conseguir esto es conseguir un mentor, un superior en el que confiar y poder hacer las preguntas necesarias. Un guía. Muchas compañías tienen un programa oficial de mentores pero aún cuando éste no sea su caso debe encontrar la forma de conseguir alguien con mayor experiencia que pueda mostrarle el camino.

Lo importante: los resultados

Aunque en las promociones sus desempeños en trabajos anteriores no son lo único que importa, es necesario que sepa cómo mostrar los resultados obtenidos gracias a su esfuerzo e ingenio. Debe tener documentado con cifras y estadísticas todo lo que haya logrado para su empresa, su departamento y su equipo de trabajo. Todo lo que muestre su compromiso para con la compañía.

Saber venderse

Muchas veces se nos enseña que la humildad es una gran cualidad pero a la hora de buscar un trabajo si nuestros posibles empleadores no saben cuáles son nuestras cualidades no hay forma de que nos consideren para un puesto. Y la mejor forma de hacer saber sus logros es a través de cantidades, éste es el principal valor que se maneja en el mundo empresarial de hoy en día. Debe asegurarse de que las personas indicadas se enteren de en qué porcentajes, cifras y cantidades su trabajo hace mejor a su empresa.

No se preocupe que los demás se enteren de que está buscando ser promovido, es más, debe buscar que se enteren. Deben ver que tiene ambiciones, que no se conforma con lo que está dado sino que busca siempre mejorar y mejorar para la empresa.

La confianza y los jefes

Debe saber que su jefe es el primero en dar el visto bueno para que usted pueda seguir avanzando en su carrera. Es el único que puede decidir que sea promovido y si no es él quien lo decide de seguro es quien presenta a los candidatos. Si está enemistado con su jefe, es posible que usted se quede atrapado en el mismo puesto durante una década, sin importar cuántos esfuerzos haga ni cuántos logros haya conseguido. Debe hacer que su jefe confíe en usted siempre que esto no vaya en contra de la fidelidad que le debe a la compañía.

Busque consejo en su superior, haga las preguntas necesarias para tener una guía de cómo desenvolverse en el trabajo. No asuma el papel del jugador solitario que puede con todo porque eso lo convierte en un mal jugador en equipo.

Puede acercar de forma periódica, mes a mes, los números que marcan el resultado de su trabajo. De esta forma podrá hablar de las dificultades que tuvo que superar y cómo hacer para hacer que el mes siguiente dé resultados más positivos. Debe establecer una relación de mutua confianza profesional.

Participe de los eventos sociales donde pueda saber más de sus compañeros de trabajo y de sus superiores. Hable de todos los temas que no se relacionen con el trabajo, acerca de hobbies e intereses personales. Pero nunca olvide que en una reunión social con compañeros de trabajo sigue siendo parte de trabajo, aún debe comportarse profesionalmente.

Capacitación continua

Todos saben que una de las principales armas para ser promovido es ampliar sus conocimientos y habilidades que son necesarios en la organización. Como en nuestros días los avances tecnológicos y en todas las áreas del conocimiento cambia de forma acelerada, es necesario que usted esté al tanto de todos los cambios que puedan afectar a la empresa y saber manipular las nuevas herramientas que vayan apareciendo. No sólo para realizar mejor su trabajo sino para mantenerse actualizado y que no surja en su desempeño una fecha de caducidad.

Los expertos recomiendan que no sólo se estudie las áreas que involucren el trabajo sino todas aquellas que puedan tener una relación indirecta. El mundo que nos rodea suele hacer las conexiones más inesperadas entre eventos distantes.

Sí, lo conozco…

Cuantas más personas lo conozcan, cuantos más conozcan sus habilidades y fortalezas, el valor que tiene en la organización, las ambiciones que tiene, más oportunidades habrá de que su nombre estén entre los nombres a discutir para una promoción.

Si puede hacerse de conocidos en otras áreas también tendrá la oportunidad de conocer el funcionamiento integral de la empresa. En caso de ser considerado para una promoción, éste es un conocimiento invaluable ya que a cierto nivel de la organización las áreas se entrecruzan y se articulan. Si usted quiere llegar a ese nivel, no lo deje para más adelante, comience a aprender ahora.

Más responsabilidades

Pedir de forma voluntaria más responsabilidades expresa su deseo de ser útil a una compañía y su ambición por mejorar. Además, al asumir más responsabilidades, su trabajo cobra más valor y usted será cada vez más necesario para el funcionamiento normal del trabajo general. Puede ofrecer su ayuda a otros sectores y así conocer más a fondo a la compañía y a sus compañeros. Algo que pocos se preocupan por saber y que puede hacerlo único dentro de la organización.

Sea profesional

Para ser considerado confiable, profesional y cooperador, debe verse de esa forma.

Vestir de forma profesional y prolija, aún en los casual days y en los eventos extraoficiales.

Haga las preguntas necesarias cuando no sepa cómo hacer algo. Es mejor hacer preguntas que reparar errores.

Sea valiente, sea diferente. No se una a la manada, no haga cosas sólo porque “todos lo hacen”, respete su persona y su personalidad. Para las promociones se buscan a las personas diferentes, no a las que son iguales a todas las demás.

Mantenga una visión en perspectiva de las situaciones, aún en las más difíciles. Esto le permitirá tomar mejores decisiones, y son en estas decisiones difíciles en las que las compañías se fijan a la hora de las promociones.

No se queje cuando las cosas no salen como usted quería. No culpe a los demás. Asuma sus responsabilidades.

Haga que su nombre resuene en los oídos de la gente de su industria. Participe de las conferencias y seminarios. Escriba artículos, haga discursos, participe de las charlas y haga las preguntas y comentarios adecuados.

Mire el reloj sólo cuando haya terminado el trabajo que se había proyectado para el día.

Sobre todas las cosas, usted está allí para resolver los problemas, no para llevárselos a su jefe. Cuando su jefe le asigna una tarea es para que él pueda olvidarse de ella, para considerarla realizada. Si se presenta una situación difícil busque todas las soluciones posibles. Si ninguna de las opciones le parece apropiada, elija las dos más apropiadas y consulte con su jefe para que confirme cuál acción debe tomarse. Las promociones son consideradas para las personas que resuelven los problemas, no para quien se los acerca al jefe.

Juegue en equipo

Como las mayorías de las tareas se realizan en equipos de trabajo, cada vez es más importante que los logros y los errores sean asumidos por todos los involucrados. Deben evitarse las competencias internas y señalar a las personas que cometieron los errores en lugar de resolver los problemas. Siendo un buen jugador en equipo mejorará su reputación y el valor que usted tiene en la organización.

Las oportunidades no aparecen mágicamente

Luego de llevar a cabo un reconocimiento del funcionamiento de su compañía, estudie a fondo en busca de alguna área que haya sido olvidada o que necesite un refuerzo. Si usted tiene las habilidades que se necesitan para llevar a cabo esas funciones, escriba una carta donde proponga la creación de ese puesto.

Aunque su propuesta haya sido rechazada, usted ha mostrado su iniciativa y su deseo porque la empresa evolucione. Su creatividad y coraje han sido puestos sobre la mesa y esto es algo que será considerado en la próxima sesión de ascensos.

Comments

comments