Home » ESTILO DE VIDA » Azúcar vuelve agresivos a los niños

Azúcar vuelve agresivos a los niños

El primer estudio de consumo infantil de bebidas gaseosas y sus efectos en los niños, fue realizado por investigadores en Estados Unidos. Para esto, académicos de las universidades de Columbia, Harvard y Vermont analizaron las costumbres de casi 3.000 niños de cinco años, a través de la información entregada por sus padres.

Los resultados se publicaron en la última edición de The Journal of Pediatrics. Ahí los especialistas advierten que el consumo de estas bebidas por niños se relaciona con agresividad, problemas de atención y retraimiento.

La doctora Shakira Suglia, investigadora del Departamento de Epidemiología de la Escuela de Salud Pública Mailman de Columbia, encontró que un 43 por ciento de estos niños bebe al menos un vaso de esos refrescos al día, mientras que un 4 por ciento de ellos toma cuatro o más vasos.

Antes de sacar conclusiones, se ajustaron una serie de factores que podían modificar los resultados, como la existencia de depresión materna, violencia intrafamiliar y factores socioeconómicos.

Hecho esto, se confirmó que la agresividad, los trastornos de la atención y el retraimiento se relacionaban con el consumo de bebidas gaseosas.

Se vio, por ejemplo, que los niños que beben cuatro o más vasos al día, duplican las posibilidades de destruir las pertenencias de otros, involucrarse en peleas y atacar físicamente a otras personas. También tienen más problemas para mantenerse atentos y son más retraídos.

De acuerdo con la doctora Suglia, “el comportamiento agresivo en estos niños aumenta cada vez que se eleva el consumo diario de estas bebidas”.

Aunque el estudio no permite caracterizar la asociación que se observa, una posibilidad es que se trate de una relación causa-efecto. “Las bebidas gaseosas son productos altamente procesados que contienen agua carbonatada, jarabe de fructosa de maíz, aspartamo, benzoato de sodio, ácido cítrico o fosfórico y a menudo cafeína”, constata el trabajo.

De hecho, la cafeína se ha relacionado con un mal dormir, nerviosismo, impulsividad y conductas de riesgo, pero también existe la sospecha de que el azúcar afecta el comportamiento infantil.

“En nuestro estudio vimos que el consumo de jugos de fruta se asocia a menores niveles de agresividad. En tanto, los caramelos con azúcar aumentan estos niveles”, según se explica en el estudio.

La doctora Suglia plantea que “al limitar o eliminar el consumo de estas bebidas en los niños, se pueden reducir los problemas de comportamiento que fueron encontrados.

 

Comments

comments