Home » ESTILO DE VIDA » Adicción a la comida: ¿excusa para no bajar de peso?

Adicción a la comida: ¿excusa para no bajar de peso?

Existe la idea de que la obesidad es consecuencia directa de una adicción a la comida y que quienes la padecen encuentran muy difícil o incluso imposible dejar de consumir los alimentos que les producen sobrepeso. No obstante, los expertos cuestionan seriamente esta hipótesis. En su opinión, considerar que esta forma de dependencia es responsable de la obesidad constituye una explicación simplista y con frecuencia equivocada sobre sus verdaderas causas.

“El concepto de adicción a la comida es confuso y en ocasiones contradictorio”, advierte John Blundell, profesor de psicobiología en el Instituto de Ciencias Psicológicas de la Universidad de Leeds, Inglaterra. “Es una simplificación de un conjunto muy complejo de conductas que actualmente pretende utilizarse como una explicación científica al fenómeno de la obesidad.” El experto anota que la noción de adicción a la comida se fundamenta en algunos datos experimentales, anécdotas, opiniones personales, deducciones y creencias populares. No obstante, indica, carece de un sustento científico sólido.

Recientemente, Blundell presidió la conferencia ‘Adicción a la comida -¿cuál es la evidencia?’, organizada por la Fundación Británica para la Nutrición (BNF por sus siglas en inglés) con el fin de determinar la veracidad de este tipo de dependencia. De acuerdo a una reciente encuesta realizada en Gran Bretaña, el 88% de los consumidores están convencidos de que los alimentos dulces son adictivos lo cual, según Sara Stanner, gerente de programa de BNF, es un error. “Los seres humanos tienen un deseo innato por los sabores dulces y de alto contenido energético. Aunque muchos piensen que su tendencia a consumir este tipo de alimentos se deba a algún tipo de necesidad fisiológica, lo cierto es que existen otros elementos que influencian esta costumbre.” Sería el caso, por ejemplo, del factor emocional: debido a mensajes recibidos a lo largo de su vida, muchas personas relacionan el consumo de determinados alimentos con la sensación de bienestar.

Por su parte, Peter Rogers, profesor de psicología biológica en la Universidad de Bristol, asegura que recurrir a la adicción a la comida para explicar la obesidad es una forma de escapar del problema, pues implicaría que la persona ha perdido el control sobre su comportamiento en virtud de dicha dependencia. “Estos individuos pueden creer que su sobrepeso es consecuencia de una adicción y que no pueden hacer nada para evitarlo”, comenta. “Utilizar la adicción a la comida como una justificación es una salida fácil y uno de los principales obstáculos para cambiar de hábitos.”

Finalmente, Ian Macdonald, profesor de fisiología metabólica de la Universidad de Nottingham subraya que los carbohidratos son nutrientes indispensables para el buen funcionamiento del organismo y no pueden ser clasificados como sustancias adictivas similares a una droga. “La confusión que rodea al concepto de adicción a la comida se deriva de que las áreas de recompensa en el cerebro efectivamente se ven estimuladas cuando se consumen alimentos dulces.” Según explica, el cerebro depende de un continuo suministro de glucosa para funcionar normalmente. “Se trata de un mecanismo básico de supervivencia y, por lo mismo, los centros de recompensa cerebrales se activan con este tipo de alimentos.” Asimismo, Macdonald enfatiza que el consumo de azúcar no es malo como tal. En sus palabras, “sólo será dañino cuando se ingiere más energía de la que el cuerpo necesita.”

Fuente: Rick Pendrous, Food addiction: a flawed excuse for overeating

Comments

comments