Home » Competitividad » 5 diferencias entre un empleado y un emprendedor

5 diferencias entre un empleado y un emprendedor

Hay quienes prefieren ser dependientes y trabajar como empleados mientras otros están dispuestos a asumir riesgos y lanzarse como emprendedores. Si bien ambos comparten ciertas características, hay diferencias notorias entre unos y otros tipos de trabajadores.

Según datos del portal  CNN Expansión, en tiempos como el actual donde el 40% de los universitarios mexicanos carece de ofertas laborales, muchos creen que emprender un negocio puede ser la solución. Pero, en un contexto educativo en el que se enseña a recibir órdenes, ser empresario puede que no sea una buena idea para todos.

Según un informe de la Universidad Nacional Autónoma de México y el Instituto Politécnico Nacional, siete de cada diez mexicanos consideran que empezar un negocio es cuestión de personalidad.

El autor del libro “Las 10 diferencias entre empleados y emprendedores”, Keith Cameron Smith, encuentra cinco diferencias fundamentales entre los potenciales emprendedores y los individuos con madera de empleados.

En primer lugar, considera que los emprendedores conocen en profundidad sus debilidades y fortalezas. A diferencia de los empleados que cuando no están seguros de sus puntos destacables reciben instrucciones para encontrarlos, los emprendedores deben conocerse a sí mismos y no esperar a que otro descubra sus cualidades o puntos débiles.

Además, los que tienen iniciativa propia tienen una perspectiva poderosa del fracaso mientras fracasar, para los dependientes, es algo siempre negativo. Mientras los primeros usan las malas experiencias para aprender y avanzar permaneciendo fuertes, los empleados tienden a renunciar y alejarse cuando las cosas se complican.

En los momentos complicados, también se vislumbra una diferencia entre los emprendedores y los empleados. Mientras los primeros encuentran soluciones, los segundos solucionan problemas. La gran diferencia de estos conceptos es que mientras unos abrazan los problemas y buscan remedios a largo plazo, los otros buscan el reparo inmediato.

Los que emprenden dan y reciben halagos y hacen correcciones mientras que los subordinados no halagan y evitan ser corregidos porque lo sienten como algo personal que causa sensación de rechazo.

Cameron Smith puntualiza que, mientras el empleado sin mentalidad de emprendedor habla de sus éxitos pero cuando hay problemas busca en quien depositar las culpas, el emprendedor asume ese tipo de responsabilidades.



Autor: Universia México

Comments

comments